Un grupo de turistas en Barcelona
Un grupo de turistas en Barcelona - INÉS BAUCELLS

El turismo crecerá menos que España por primera vez desde 2009, según Exceltur

Los datos muestran que la actividad en el segundo trimestre se ha ralentizado por Cataluña, el Mundial y la recuperación de destinos alternativos, entre otros factores

MadridActualizado:

El sector turístico, tras un 2017 de crecimiento desmesurado, echa el freno y se estabiliza en cifras que los expertos consideran más acordes al momento actual. Exceltur, el lobby turístico, ha publicado su informe de perspectivas del segundo trimestre, verano y el resto del año en el que constata una ralentización de las cifras. Concretamente, revisa siete décimas a la baja su previsión de auge del PIB turístico este año hasta el 2,6%, lo que supone situarla por debajo de la estimación del crecimiento nacional (2,7%) por primera vez desde 2009.

El parón del segundo trimestre, el menor dinamismo de mercados tradicionales para España y la recuperación del sector en países del Mediterráneo como Marruecos, Túnez o Turquía son la razón de la desaceleración augurada para el sector en 2018.

Las cifras de marzo a mayo, según Exceltur, muestran un crecimiento menor del PIB turístico, del 2%, frente al 3,1% registrado en el primer trimestre. Sin embargo, la organización constata que esto obedece a una «normalización» del sector. Así, Exceltur señala que las pernoctaciones cayeron un 1% en ese periodo en términos interanuales entre turistas nacionales y extranjeros, teniendo «una notable incidencia» el descenso de la estancia media del -0,9%.

Exceltur señala el Mundial de Rusia como uno de los factores determinantes que han impactado negativamente en el sector turístico español

Pese a ello, es la demanda nacional la que tira a la baja de esa cifra ya que las pernoctaciones de turistas foráneos aumentaron un 0,5% y el número de visitantes en un 1,2%. Su gasto, además, ha aumentado en el segundo trimestre un 4,7%, aunque esta tendencia es compartida también por el turista nacional.

El clima, la Semana Santa en el mes de marzo y la comparación con 2017, cuando las cifras fueron desorbitadas, son dos agentes esperados que justifican la desaceleración del sector; en cambio, hay dos que se escapan de lo habitual.

Por un lado, Exceltur señala el Mundial de Rusia como una causa de la ralentización. «Ha pospuesto la decisión de viaje en algunos de los principales mercados emisores, como el británico», explica el informe. Por otra parte, el documento apunta a la inestabilidad en Cataluña como otro condicionante, ligeramente menor, pero que sigue afectando a los turistas de negocios y de mayor gasto que visitan Barcelona.

Otros mercados

Más allá de las fronteras españolas se encuentra otra de las razones del frenazo al turismo: la recuperación de los mercados del Mediterráneo africano y Turquía. Según Exceltur, Turquía ha recuperado 2 millones de turistas en el segundo trimestre (2,7 en lo que va de año) y Egipto 0,8 millones de marzo a mayo (1,2 millones en 2018). Esto supone aumentos del 29,4% y 40% respectivamente respecto a sus cifras del ejercicio precedente.

De esta forma, el informe pone el foco en que turistas de países como Reino Unido, Alemania, Francia o Italia ahora optan por regresar a esas regiones ante la normalización de su situación política y la disminución de los atentados. Todo ello con impacto en la cifra española, especialmente en los destinos de sol y playa.

Precisamente esos mercados que tradicionalmente ponían rumbo a España ahora lo hacen a otros destinos. La llegada de turistas alemanes de marzo a mayo cayó un 4,7%; la de británicos un 2,1%; y la de Italianos un 1,4%. En cambio, la de franceses se incrementó un 1,6%. La razón, una contracción de la demanda «intermediada por los turoperadores» que ahora redirigen parte de su oferta a países como Egipto, Túnez o Turquía.

Estimaciones para el verano

De cara a este verano 2018, Exceltur habla de que la ralentización continuará su camino. La contracción del crecimiento económico y la recuperación de otros mercados afectarán, de nuevo, al sector.

Incluso, el lobby turístico apunta a que los turistas tradicionales de Europa podrían rebajar su gasto medio en nuestro país ante una desaceleración del consumo turístico, siempre en beneficio de destinos del Mediterráneo africano y Turquía, con precios más asequibles.