La definición de masa madre con la nueva norma del pan limita el uso de levaduras industriales
La definición de masa madre con la nueva norma del pan limita el uso de levaduras industriales - VALERIO MERINO
Del 10% al 4%

El Gobierno baja el IVA del pan integral por decreto a dos días de las elecciones

El producto tendrá que especificar el porcentaje utilizado de cada tipo de harina en la etiqueta

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes el Real Decreto que establece las normas básicas de calidad para la elaboración y comercialización del pan en España y sustituye al anterior que data de 1985. Desde el Ministerio de Agricultura defienden que la nueva norma garantiza que los ciudadanos «adquieran productos de calidad perfectamente caracterizados y etiquetados».

La portavoz del Gobierno, Isabel Celáa, ha recordado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que el consumo de medio de pan en España, que ha definido como «un alimento fundamental para la dieta diaria», es de 31,77 kilos al año por persona. Por esto, ha dicho, esta norma «tiene mucho interés para mejorar la información al consumidor».

La nueva norma de calidad del pan incluye requisitos más estrictos para etiquetar un pan como integral, ya que se exigirá que el 100% de la harina empleada sea de este tipo. Para aquellos panes integrales o de otros cereales que no estén elaborados de forma exclusiva con ese tipo de harinas, se tendrá que indicar el porcentaje de harina en el etiquetado. En el caso de pan de otros cereales, también se incluyen requisitos más rígidos, por ejemplo, para el pan de centeno que sea elaborado solo con ese tipo de harina. También se define el pan multicereal.

Asimismo, se concreta la definición de masa madre, que se preserva a un tipo de elaboración que limita el uso de levaduras industriales, y se establecen las condiciones para utilizar la denominación «elaborado con masa madre». También se define la elaboración artesana del pan, en la que debe primar el factor humano frente al mecánico y los requisitos que se deben cumplir para poder incluir esta mención en el etiquetado de los productos.

Además se introduce una nueva definición del pan común, que incluye panes elaborados con otro tipo de harinas distintas a la del trigo, permitiendo así el uso de harinas integrales, de otros cereales, pero además, incluirá productos más beneficiosos para la salud, y muy demandados por el consumidor moderno, como son productos con salvado, etc.

Así, desde ahora, se considera pan común también el pan elaborado con harinas integrales, de otros cereales diferentes al trigo y otros «muy demandados por el consumidor moderno», como son los productos con salvado o el pan bajo en sal o con sustitutivos de sal. Esta ampliación de la definición de pan común permite que a partir de ahora se aplique un IVA reducido, del 4%, a estos productos que hasta ahora estaban gravados con un 10%. La Ley del IVA de 1992 señalaba que todas las harinas de cereales tenían una tasa del 4%, sin embargo, sus panes no.