ABC

El big data y la robótica, una oportunidad inesperada para la filosofía y las humanidades

Consultores de recursos humanos preguntados por ABC destacan que los filósofos e intérpretes serán cada vez más demandados

MadridActualizado:

Hace unos días la Comisión de Educación del Congreso daba luz verde a una iniciativa para recuperar la asignatura de Filosofía en la ESO y Bachillerato, una propuesta que contó con los apoyos de Podemos, PSOE, PP y Ciudadanos. Si es incluida en la modificación de la Lomce, filósofos como Aristóteles o Kant volverán a los libros de texto de los estudiantes de 4º de la ESO y de Bachillerato. Unos conocimientos que podrían servirles para profesiones tan actuales como las vinculadas a la Inteligencia Artificial o la robótica, por ejemplo. Al menos, es lo que apuntan los expertos en recursos humanos.

Raúl Alonso, headhunter y socio director de la consultora Zimma Executive Search, explica que esta tendencia aún es «minoritaria» en España, aunque ya se nota cierto interés en campos como el del big data por «perfiles que puedan manejar el impacto de la tecnología en la parte social». En este sentido, apunta que las nuevas tecnologías «generan debates» y por eso las empresas ya se preocupan por «cómo se relacionan estas con las personas», con todas las implicaciones éticas y morales que este mundo digital conlleva.

En una línea similar se pronuncia Sara Álvarez, manager de IT& TELCO en Adecco, quien ha constatado que «la tecnología está convergiendo hacia un nuevo viaje que ahora es más humano que nunca, más enfocado no solo a la efectividad sino a la afectividad». A juicio de esta consultora de recursos humanos, «perfiles como el de filosofía, traducción e interpretación son altamente demandados» para hacer que las máquinas razonen del mismo modo que los humanos. Como ejemplo ha citado la necesidad de enseñar a un asistente virtual a distinguir cuando un usuario está bromeando o no, para lo cual «la máquina necesita algo que va más allá de un simple lenguaje de programación».

Por su parte, Alonso ha destacado la posibilidad de que candidatos con este perfil puedan jugar un rol en la «supervisión» de los impactos de los procesos de este tipo de compañías. «Se trata de una persona que vela por la compañía y que verifica el aspecto ético, la RSC» de las nuevas tecnologías. Fenómeno que de momento se circunscriben a las grandes corporaciones y filiales de multinacionales en España, pero que tiene perspectivas de crecer y ampliar el cupo para estos nuevos expertos.

Para el headhunter, la formación en materias como la filosofía puede constituir «un plus diferenciador» frente a otros aspirantes al puesto laboral. «Por ejemplo, en un proceso de selección esa cualificación añadida me llamaría la atención, pues al perfil técnico este candidato añadiría la capacidad de modular los procedimientos y una visión a largo más amplia y social», ha explicado.

Big data e Inteligencia artificial

En concreto, Álvarez ha señalado que la filosofía otorga «un bagaje importantísimo en lógica, por lo que estos profesionales descubren que el universo de los datos puede ser una buena salida profesional». Para esta experta, muchos jóvenes están complementando su educación en humanidades con otra orientada a las IT. Como ejemplo, ha añadido que en carreras como Traducción e Interpretación muchos estudiante están especializándose en «Procesamiento del Lenguaje Natural».

Como Alonso, la consultora ha matizado que todos estos nuevos perfiles «aún tienen mucho camino por recorrer». Especialmente en Inteligencia Artificial, el área de datos o el Machine Learning. «Aún es pronto para tildar esta demanda como fiebre del mercado», ha advertido la especialista, que añade que entre los puestos más demandados está el de ingeniero NLP. En el área de datos, ha concluido, los perfiles preferidos serán aquellos que sepan «entender» los datos, su comportamiento y su «plan de crecimiento» adelantándose a la competencia.