Vídeo: Las decisiones de Caixabank y Sabadell - AFP

Independencia CataluñaCaixabank pidió un decreto exprés al Gobierno para salir de Cataluña

Los presidentes de los bancos catalanes mantuvieron contactos telefónicos durante toda la semana con Casa Real, Rajoy, el gobernador del Banco de España y Puigdemont

Actualizado:

El temor de sus clientes a ver atrapados sus ahorros ante una eventual declaración unilateral de independencia por parte de la Generalitat ha obligado a Banco Sabadell y Caixabank a trasladar su sede social fuera de Cataluña. El primero de esos bancos, que ya en 2015 modificó sus estatutos para abordar el cambio, aprobó ayer mismo su mudanza a Alicante. Caixabank, en cambio, no había dado aún ese paso legal, y para darlo tendría que convocar antes su junta de accionistas, lo que retrasaría la decisión. Ante la urgencia de la situación, la entidad solicitó al Gobierno un cambio legal que agilizase el trámite. Hoy mismo el Ejecutivo popular aprobará en Consejo de Ministros un decreto en esa dirección y a medida del banco.

Ya en 2015, a petición de las empresas, entre ellas el Sabadell, el Gobierno introdujo una enmienda en la reforma de ley de Sociedades que permite la mudanza sin someterla a la junta, siendo suficiente su aprobación por el consejo. Eso sí, las empresas deben incluir ese supuesto en sus estatutos, cuya reforma sí es necesario someter a votación de los accionistas.

Es el paso que Caixabank no había dado aún, de ahí su petición, que según las fuentes habría hecho a través del presidente de su fundación, Isidro Fainé. El decreto eliminará la prevalencia de lo que digan los estatutos en esa materia, facultando a los consejos de administración a aprobar el traslado de forma exprés.

Es más, si el Gobierno opta por publicar ese decreto hoy mismo en una edición especial vespertina del BOE, Caixabank podría aprobar justo después la mudanza de su domicilio legal y tributario. De hecho, el banco celebrará hoy un consejo extraordinario con solo ese asunto en el orden del día.

El Sabadell, fundado en esa ciudad hace 136 años y muy vinculado a su tejido empresarial, eligió ayer como nueva sede social Alicante, donde tenía su base la CAM, que absorbió en 2011. Caixabank presentará hoy al consejo su opción primera, acordada ayer por su comisión ejecutiva: Palma de Mallorca, por motivos culturales y porque el banco nació como Caja de Pensiones y Ahorros de Cataluña y Baleares en 1904. Ahora bien, tuvo en cartera Pamplona, Valencia y Madrid, esta última descartada por ambos bancos, pues buscan minimizar el daño de imagen que el traslado puede provocar entre la clientela más catalanista.

El movimiento de ambos bancos fue muy bien recibido ayer en los mercados: tras caer más de un 10% en los últimos días, las acciones de Caixabank remontaron un 4,9% en Bolsa y las del Sabadell más de un 6%. Se trata eso sí de una decisión histórica y, debido a ese arraigo social en Cataluña, muy difícil de tomar por sus directivos.

Los equipos jurídicos de los dos bancos estaban a la espera de ver qué pasos daría la Generalitat a partir del lunes y en función de eso decidir su estrategia. Sin embargo, y según las fuentes financieras consultadas, la magnitud de la salida de depósitos precipitó esos planes.

« Caixabank y Sabadell no toman una decisión así si no es porque la situación ya les afecta de forma importante y directa al negocio», explica un alto directivo del sector. El Sabadell, ayer, rechazó hacer comentarios al respecto. «Se adopta esta decisión para proteger los intereses de nuestros clientes, accionistas y empleados», zanjó en un comunicado, en el que aclara que esto no implica el traslado de trabajadores y en el que hace referencia al paraguas del BCE. Cabe recordar que en caso de secesión, al estar domiciliados en Cataluña, estos bancos saldrían del Eurosistema y perderían la protección del FGD, de ahí el traslado de sede.

El Banco de España, como ya informó ABC, venía monitorizando el flujo de ahorros en los bancos catalanes. Además, desde el pasado 27 de septiembre, el gobernador, Luis María Linde, se ha mantenido en contacto telefónico con los presidentes de ambos bancos hasta ayer mismo.

Hilo directo con el poder

No solo eso: los banqueros han mantenido conversaciones con Casa Real -desde donde se les llamó el día antes del discurso del Rey, a quien trasladarían sus planes-; y durante toda la semana han estado en permanente contacto telefónico con el presidente Rajoy y con Carles Puigdemont.

La decisión de Sabadell y de Caixabank no ha sentado nada bien en el campo soberanista, de forma especial entre los antisistema de la CUP, informa Àlex Gubern. Una de sus diputadas, Eulàlia Reguant, animó ayer a la Administración y a los catalanes a trabajar con banca ética o cooperativa, llamando a un boicot a Caixabank y Sabadell; mientras Oriol Junqueras, aseguró que «no va a haber una huida de empresas de Cataluña», y desvinculó del proceso independentista traslados como el de Oryzon.