El bitcoin, sujeto a los movimientos de China
El bitcoin, sujeto a los movimientos de China - JENS KALAENE

Bitcoin, o la dependencia del caos para brillar

Los ciberdelincuentes que han atacado Telefónica han exigido un pago en criptomonedas. La divisa virtual casi ha doblado su valor en lo que va de año y comienza a asentarse como un valor refugio

MadridActualizado:

El Bitcoin ha saltado este viernes de nuevo a los medios de comunicación. Los ciberdelincuentes que han «secuestrado» una parte de la red internat de Telefónica han reclamado un rescate en Bitcoins para devolver los documentos encriptados. La criptomoneda opera desde hace varios años en la Red, pero realmente, ¿qué valro tiene hoy en día?.

Bitcoin comenzó 2017 manteniendo el buen ritmo del año pasado (en el que se revalorizó un 125%) y superando los 1.100 dólares, máximos desde 2013. Algunos analistas no tardaron en señalar que la moneda virtual creada por el anónimo Satoshi Nakamoto (pseudónimo del empresario australiano Craig Wright, según él mismo) sustituiría al oro como valor refugio al que recurrir cuando la economía flaquea. Sin embargo, cuando el champagne estaba a punto de correr, China aguó la fiesta.

El gigante asiático propinó varios golpes a la moneda a principios de enero. Primero recomendó cautela en las operaciones con ella, una simple advertencia que provocó caídas en el valor del 20%. La semana siguiente hizo explícitas sus sospechas convirtiendo sus consejos en advertencia, al anunciar que investigará las transacciones de bitcoin realizadas en el país en busca de delitos. La criptomoneda, tras este anuncio, cayó por debajo de los 800 dólares.

«China es muy relevante. El 95% de la minería de la moneda, la parte más tecnológica, se produce en este país -explica Víctor Escudero, consultor informático y experto en la divisa virtual- el gigante asiático está vendiendo la deuda estadounidense que poseía.

Una vez recuperado del varapalo de China, sin embargo, el Bitcoin ha vuelto a repuntar. En las últimas semanas el valor de la criptomoneda se ha disparado de nuevo, alcanzando en los últimos días los 1.800 dólares. ¿La razón? Distintos países están comenzando a aceptar la divisa. A finales de marzo Japón aceptó la moneda como medio de pago, mientras que hace escasas semanas el comercio digital ruso Ulmart anunció que haría lo propio desde septiembre de este año.

Con estos movimientos se ha reavivado la esperanza de que el Bitcoin se abra, de una vez por todas, a un público más amplio. Y es que por el momento las bases de la red Bitcoin sostienen que «el número de bitcoins creados cada año se reduce a la mitad de forma automática a lo largo del tiempo hasta que la emisión se detenga por completo al llegar a los 21 millones».

Las transacciones entre monederos también están limitadas. Según Antonio Luis García Navarro, de Bitcoin España, este es el principal inconveniente de la divisa: «Bitcoin solo permite siete operaciones por segundo. Una compañía como Visa realiza 10.000 en este periodo».

Oposición del BCE

Solo los usuarios de la criptomoneda están autorizados a realizar estos cambios. Ningún banco central puede modificar estas normas. La regulación de las divisas digitales se mantiene como un debate abierto en el que Europa intenta jugar un papel destacado... por el momento sin resultados. El BCE recomendó en 2014 la regulación de estas monedas, a las que acusó de falta de transparencia. Un año después, la Comisión Europea aprobó una propuesta de Directiva para reforzar las normas contra el blanqueo de capitales que afectaba directamente a las criptomonedas. Pero todas estas propuestas se perciben aún lejanas.

Escudero opina que «la regulación solo serviría para extender el monopolio de los bancos centrales, no para defender al usuario». Javier Ibáñez, profesor de la Universidad Pontificia Comillas (ICADE), considera en cambio que la regulación es «deseable» y «sin respaldo de los bancos centrales no es fácil lograr una circulación comparable a la de las monedas físicas».

Un puntal tecnológico

En este entorno incierto, la divisa se resiste a quedar relegada. Bitcoin sigue siendo un valor al alza entre el caos, como se comprobó durante el Brexit o las elecciones de Estados Unidos. En la actualidad cotiza al alza en la citada China o Venezuela. La moneda mantiene su punto fuerte: una tecnología disruptiva.

El «Blockchain», o cadena de bloques, que respalda al bitcoin, sigue dando pasos y todos son adelante. «La moneda tiene una base de datos distribuida muy eficiente que se puede utilizar en activos financieros, notaría digital o cientos de aplicaciones. En 2017 cuando despuntará definitivamente», sostiene Escudero. «Muchas profesiones están estudiando incorporar mecanismos de registro distribuido en la operatoria diaria», añade Ibáñez.