¿Qué pása si el banco vende mi crédito a un fondo buitre?
ELas entidades han recurrido mucho en los últimos meses a este tipo de operaciones - juan carlos soler

¿Qué pása si el banco vende mi crédito a un fondo buitre?

Las entidades aligeran su balance con la venta de préstamos morosos con grandes descuentos

Actualizado:

Los bancos españoles siguen aligerado sus balances gracias a la venta de créditos morosos con fuertes descuentos, generalmente a los llamados fondos buitre. Ayer fue el turno de Bankia, que cerró la venta de tres carteras de créditos por valor de 713 millones de euros que la entidad tenía con «altos niveles de provisiones», según informó en un comunicado. anco que preside José Ignacio Goirigolzarri no desveló quién había sido el comprador en esta ocasión y se limitó a indicar que habían sido vendidos a «inversores institucionales y entidades financieras de primer orden».

Pero, ¿cuál es efecto para los titulares de los créditos de este cambio de dueño? Los expertos consultados por este diario aseguran que, en la práctica, ninguno. Pese a que estos fondos suelen hacerse con las carteras tras haber negociado fuertes descuentos, lo que en teoría les permitiría obtener ganancias aunque no recobraran la totalidad de la deuda, lo cierto es que estas entidades suelen tener unidades especializadas de recobro y utilizan estrategias más agresivas para recuperar la deuda. Además, la vinculación de los fondos con estos deudores es nula, lo que no ocurre, en ocasiones, con los bancos, que pueden tener una relación mucho más compleja con sus cliente. Esta situación suele darse con mayor frecuencia en el caso de las pymes.

No hay que olvidar, por otro lado, que los ejecutivos de los fondos suelen tener ligados sus «bonus» anuales a la recuperación de estas deudas. Normalmente, explican en el sector, se utiliza una media para todas las carteras, lo que implica que unos créditos que han conseguido cobrarse al 100% se compensan con otros en los que el cliente no ha pagado nada.

Según explicó ayer Bankia, el primero de sus tres bloques adjudicados lo conforman créditos en situación concursal por un importe de 449 millones de euros. Las otras dos carteras sí que incluyen financiación al segmento de pymes y de créditos al consumo (préstamos, cuentas de crédito y descuento comercial) y suman un importe total de 258 millones de euros. Las subcarteras vendidas, que engloban en torno a 35.000 contratos, incluyen operaciones de crédito en situación de dudoso cobro, con y sin garantía real, relativas a pólizas, préstamos, líneas de descuento comercial y tarjetas de crédito.