La ayuda bancaria a España consigue el saneamiento del sector 18 meses después
El ministro de Economía, Luis de Guindos, solicitó por carta la ayuda financiera el 25 de junio de 2012 - efe

La ayuda bancaria a España consigue el saneamiento del sector 18 meses después

Las entidades españolas han utilizado 41.300 millones de euros de los hasta 100.000 millones de euros concedidos

Actualizado:

El programa de ayuda financiera concedido a España para sanear su banca expiró este jueves, lo que convierte al país en el primero que reestructura con éxito su sector financiero. Repasamos algunas de las fechas clave en la evolución de la crisis económica española desde la solicitud del plan europeo de asistencia financiera.

España anunció que pediría el rescate el 9 de junio de 2012 y solicitó formalmente la asistencia financiera a los bancos el 25 de junio de 2012 mediante una carta enviada por el ministro de Economía, Luis de Guindos, a la Unión Europea. Casi un mes más tarde, el 13 de julio, el Gobierno aprobaba 35 medidas para reducir el gasto público en 65.000 millones de euros. El Eurogrupo dio su visto bueno a finales de ese mes a la línea de crédito de hasta 100.000 millones una vez firmado el Memorando de Entendimiento (MoU).

Para ejecutar la reforma bancaria en España, el Gobierno aprobó el 31 de agosto la creación de la Sareb o banco malo, una entidad que daría salida a los activos tóxicos ligados al ladrillo que habían acumulado durante años las entidades.

El 28 de noviembre llegaría el primer tramo de ayuda monetaria dirigida a los cuatro bancos nacionalizados: Bankia, Catalunya Caixa, Novagalicia y Banco de Valencia. Casi un mes más tarde, el 20 de diciembre, la CE autorizaba el préstamo para las entidadesno nacionalizadas (Grupo 2): España-Duero (CEISS), Caja3, Liberbank y BMN.

Ya en 2013 comenzaron a registrarse los primeros signos de la recuperación bancaria. El 3 de junio de 2013, la CE y el Banco Central Europeo (BCE) destacaron la solvencia de la banca española pero piden vigilancia. Más adelante, el 30 de septiembre la troika afirmaba que el rescate a la banca española había permitido mejorar el capital y la liquidez de las entidades.

Antes de finalizar el rescate a medianoche del 22 de enero, el vicepresidente económico de la Comisión Europea, Olli Rehn, afirmaba que el programa "ha funcionado", pero advertía de que el país se enfrenta aún a "retos considerables".

"Los mercados financieros españoles se han estabilizado, los bancos han aumentado su liquidez, su posición de solvencia es cómoda, los depósitos están aumentando y el acceso a la financiación en los mercados ha estado mejorando", dijo Rehn.