Real Madrid

Feo gesto de Bale, al rechazar la felicitación de Lucas

El galés anotó el 1-2 de penalti y no quiso ser abrazado por el delantero gallego, para demostrar el enfado por su situación como suplente

Kroos también protagonizó un gesto de enfado por su sustitución

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Santiago Solari ha demostrado tablas en hacer de su equipo un grupo y anoche dio otra lección. Isco y Bale son versos sueltos de una plantilla unida y el jefe dejó claro que los trapos sucios se lavan en la cocina blanca y que la imagen pública debe ser de unión ante dos semanas que marcarán la temporada. El entrenador madridista ha trabajado durante cuatro meses para que nadie rompa la piña y no admitirá fisuras en este sentido. Ayer, Gareth Bale plasmó un feo gesto de individualismo y de egoísmo que el argentino no valoró en la plaza de la prensa, pero que abordará en el seno interno del vestuario. El galés mostró su enfado por no ser titular, una foto que ya vivimos con Zidane. Entró en el último tramo del encuentro y cuando anotó el segundo gol visitante, decisivo para la victoria, en el segundo penalti de la noche, rechazó de malos modos la felicitación de Lucas Vázquez. Equivocó el tiro el británico. Quiso enseñar ante el mundo su disconformidad por su situación y actuó de manera equivocada. La realidad es que, tras su lesión del sóleo, Vinicius y el propio Lucas le han quitado el puesto y no ha encajado bien su posición en el plantel.

Bale no expresó alegría al marcar el 1-2 y se marchó hacia el centro del campo mientras sus compañeros chocaban sus manos por el tanto del triunfo. Más sereno, después sí admitió que otros colegas le felicitaran.

Solari exhibió la piña ante el piñón suelto: «Para mí Gareth salió enchufado al campo, hizo cosas buenas, marcó y estoy orgulloso del partido que jugó». Asediado a preguntas por el litigio, remató: «Solo quiero que marque siempre gol». Finalizado el encuentro, el galés fue de los primeros en subirse al autobús del Real Madrid, serio. El número once suma trece tantos y cinco asistencias en 31 partidos, pero no demuestra felicidad. Muestra individualismo en dos semanas clave para el club que le paga.

Vinicius fue le mejor jugador del Real Madrid, un estilete sin puntilla; creó siete jugadas de gol, falló dos mano a manos ante Aitor y se mostró impreciso en los pases de la muerte, pero Bale y el VAR le robaron el protagonismo

Reguilón cogió la piña de Solari y respondió ante el litigio con la botella medio llena: «Yo he visto a Gareth en el vestuario contento por el gol y por el triunfo». Vinicius, el mejor futbolista del Real Madrid en Valencia, también apoyó a su compañero: «Yo le he visto bien». El brasileño fue el estile sin puntilla del campeón de Europa. Generó siete jugadas de gol, desperdició dos de ellas en el mano a mano ante Aitor y dio cinco pases imprecisos que evitaron el remate de sus compañeros, que tampoco le ayudaron en desmarques mal calculados. «Vinicius realizó muy buenas incursiones y solo le faltó el gol, tiene 18 años y mejorará estos aspectos», subrayó Solari, feliz con la peligrosidad de un niño que le ha dado alma, corazón y vida al Real Madrid.

Nacho fue expulsado y será baja en el clásico de Liga, pero Ramos volverá a la zaga. La mejor defensa es un buen ataque, decía Di Stéfano. Vinicius es el ejemplo de esa táctica. Bale debería aprender del chaval, que no exige nada y rinde al máximo nivel.