Maverik Viñales (izq.) y Valentino Rossi (der.), durante la presentación del equipo Monster Yamaha
Maverik Viñales (izq.) y Valentino Rossi (der.), durante la presentación del equipo Monster Yamaha - EFE

MotogpNuevos colores en Yamaha, nuevos objetivos

Con una imagen renovada, la fábrica nipona busca volver a la élite del motociclismo después de un aciago año 2018

Actualizado:

Algo nuevo se respira en Yamaha. Son ya dos años en los que Honda y Ducati les ha pasado por encima, excluyéndoles de la lucha por las victorias y mucho más de los títulos. Sus pilotos son los mismos que desde hace dos años y el objetivo de ambos sigue siendo el mismo que antaño: volver a dominar la categoría reina.

La tan mítica «m» de Movistar, como ya hiciese entre los años 2006 y 2013, vuelve a desaparecer del campeonato de Motogp para dar paso al zarpazo verde de Monster, una conocida marca de bebidas energéticas y que es patrocinador oficial desde hace varios años de Valentino Rossi. Bajo el eslogan «BeastModeOn» (en modo bestia), Yamaha lució en la presentación de Jacarta, Indonesia, una imagen renovada, apartando el color azul y adoptando más el negro como seña de identidad.

Pero no solo de nuevos tintes va el asunto. Después de una temporada aciaga, en la que tan solo Maverik Viñales cosechó una única victoria en el Gran Premio de Australia, la factoría japonesa ha emprendido una revolución total para volver a la senda del triunfo, pues el último campeonato que levantó fue en 2015 con Jorge Lorenzo, ahora en el Repsol Honda.

A principios del presente año, la marca decidió cesar al líder del proyecto de Motogp, Kouji Tsuya. Todo ello después de otro despido de envergadura: el de Ramón Forcada como jefe de mecánicos de Viñales después de que la relación entre ambos se tornase insostenible.

Rossi y Viñales, optimistas

Después de los test de pretemporada de Cheste y Jerez, tanto el español como el italiano se han mostrado optimistas con los avances realizados durante el invierno, algo que esperan corroborar en las pruebas que llevarán a cabo en Sepang entre los días 6 y 8 de febrero.

«Me siento preparado para pelear de nuevo en lo más alto, por el número uno. Este año hay muchos cambios en el equipo. Estoy seguro de que será un año mejor», afirmó Viñales durante la presentación del equipo en Jakarta. Además, el piloto catalán lució en su montura un nuevo dorsal, el 12 en sustitución del 25, también queriendo reflejar el cambio de mentalidad de cara a la campaña 2019.

También esperanzado se veía a su compañero de box, Valentino Rossi, que, a punto de cumplir 40 años, iniciará su decimocuarta campaña luciendo el emblema de los tres diapasones en su mono. «Venimos de un 2018 difícil y estamos preparados para mejorar. Los entrenamientos de Sepang serán muy importantes, porque es la primera oportunidad para que el equipo se reúna a probar todo lo que Yamaha ha estado trabajando durante el invierno», aseguró el «46» en el acto.

No lo tendrá fácil la renovada escudería. Enfrente tendrán al bautizado como «dream team» de Motogp, conformado por el vigente campeón, Marc Márquez, y Jorge Lorezno, que al igual que Yamaha, una factoría que defendió hasta hace no mucho, ansía volver a subir a lo más alto de los podios.