MotoGPRevolución en Yamaha para acabar con los malos resultados

La fábrica japonesa ha cesado a Kouji Tsuya, líder del proyecto de MotoGP y número dos de Lin Jarvis, director deportivo

S.D.
Actualizado:

Yamaha ha pasado sus dos peores años desde hace mucho tiempo. A finales de los años 90 y principios del nuevo milenio, la factoría japonesa estaba acostumbrada a ver como su compatriota Honda acaparaba los títulos mundiales de MotoGP. Esa historia acabó con la llegada, primero, de Valentino Rossi y de Jorge Lorenzo después.

Pero los tiempos felices en la marca de los tres diapasones han retrocedido varios años en el tiempo. Desde que Lorenzo consiguiese el último título para Yamaha en el 2015, raro es ver a un piloto vestido de azul en lo más alto del podio. En la escudería nipona quieren revertir esta situación y ya han tomado una decisión.

Yamaha ha cesado a Kouji Tsuya, líder del proyecto de MotoGP y número dos de Lin Jarvis, director deportivo, después de los malos resultados cosechados en la temporada 2018, en la que tan solo Maverick Viñales ha conseguido una victoria, en el Gran Premio de Australia, en las 19 carreras del campeonato.

Su puesto lo ocupará ahora Takahiro Sumi, ingeniero del equipo de pruebas. A esta medida se le unió el despido de Ramón Forcada del box de Maverick Viñales a principios de agosto de 2018. La relación entre el piloto y el jefe de mecánicos, que llevaba en Yamaha una década, era insostenible hasta el punto de que ambos ni se dirigían la palabra.

Con esta reestructuración, el equipo quiere volver a la senda del triunfo. Para ello, también están dedicando buena parte de los test de la temporada 2019 a probar nuevas configuraciones e introducir novedades en el motor de sus M1 a petición de sus dos pilotos, Rossi y Viñales.