Xavi Hernández, en el partido ante el Celta
Xavi Hernández, en el partido ante el Celta - efe
Barcelona

El golpe en la mesa de Xavi

Con pie y medio en Qatar, sigue ofreciendo una gran versión cuando Luis Enrique le da la oportunidad, como ante el Celta

Luis Buxeres
Actualizado:

Estaba el partido feo para el Barcelona. El Celta no daba su brazo a torcer y Balaídos apretaba. Luis Enrique miró a la banda y gritó. Xavi se dio por aludido, se sacó el peto y se preparó para entrar. Rafinha no había aprovechado su oportunidad, de nuevo, y había llegado el turno de Xavi. Su entrada significó un antes y un después en el el partido, que se inclinó hacia el lado azulgrana. Xavi tiene gasolina para rato.

El choque ante el Celta confirmó que Xavi sigue siendo una pieza fundamental para el Barça. Solo él es capaz de asumir el control de un encuentro como lo hizo ante el Celta. A través del balón, el centrocampista azulgrana logró impulsar a su equipo en una noche de lo más complicada. Además, fue el responsable de lanzar la falta que supuso el único gol, obra de Mathieu de cabeza al segundo palo. Son cualidades innatas, imposibles de aprender.

Al Barcelona le quedan nueve finales si quiere recuperar el cetro liguero. Nueve partidos en los que la participación de Xavi va a resultar fundamental, como se demostró en Balaídos. El canterano azulgrana aprovechó el parón por selecciones para viajar hasta Qatar con toda su familia y conocer las instalaciones del Al Sadd en primera persona. El club qatarí le ha puesto un contrato millonario sobre la mesa y todo apunta a que lo aceptará, abandonando la disciplina azulgrana a final de temporada. Pero a Xavi le queda mucho fútbol en su botas y a buen seguro que el Barça lo echará de menos. Su vacío será imposible de cubrir.

A pesar de sus 35 años, Xavi conserva un físico privilegiado. Se cuida como el que más y practica un juego que no le desgasta demasiado. Esta temporada, además, ha dado por finalizada su etapa con la Selección, por lo que se garantiza un buen descanso mientras la mayoría de sus compañeros cumplen con sus compromisos internacionales.