Mensaje puesto por la organización una hora y media después de la hora a la que debía haber actuado Massive Attack
Mensaje puesto por la organización una hora y media después de la hora a la que debía haber actuado Massive Attack - ABC

Insultos, pitidos y vasos volando: nueva polémica en el Mad Cool al cancelarse el concierto de Massive Attack

«¿Va a dar la cara alguien? ¡Esto es una vergüenza» o «¡Llevamos una hora y media esperando! ¡Es el peor festival de mi vida!», se gritaba desde el público sin que la dirección saliera a dar explicaciones

MadridActualizado:

Veinte minutos antes del comienzo del concierto de Massive Attack ya no cabía un alfiler en el escenario Loop del Mad Cool. Cuando habían pasado 15 minutos de la hora anunciada, y no había rastro de la banda de Bristol, se comenzaron a escuchar los primeros pitidos entre el público. Después de la caótica jornada de ayer —colapso circulatorio en los alrededores del recinto, esperas de más de dos horas para entrar, vallas derribadas, indignación generalizada y las disculpas del festival—, los asistentes tenían ya la paciencia colmada. «La liaron pero bien», protestaba este viernes amargamente un grupo de jóvenes en el acceso habilitado desde la estación de Metro de Feria de Madrid, según informa Aitor Santos Moya.

[Mad Cool 2018, en estado de trauma: «Tras el caos de ayer, todo el mundo llega apagado»]

Nadie se esperaba hoy una nueva polémica, pero ocurrió. Sesenta minutos después de la hora señalada para el inicio del concierto de Massive Attack, que debía haber subido al escenario a la 1.45, ni rastro de la banda ni de ningún miembro de la organización para explicar a los presentes qué estaba ocurriendo o si iba a haber actuación o no. Franz Ferdinand estaba tocando a la misma hora y se estaban perdiendo a los dos grupos, tal y como se denunciaba en Twitter en ese momento: «Lo que ha hecho Massive Attack no tiene nombre. Hay gente que ha ido al Mad Cool solo por verlos a ellos. Yo me he perdido a un gran grupo como Franz Ferdinand por ellos», podía leerse en la red social.

A las 3.00 los insultos a la organización, los pitidos al grupo y los vasos volando hacia el escenario eran ya lo habitual. Una pareja que venía de Tenerife únicamente a ver a Massive Attack comentaba el mal trago: «Tenían que haber empezado a las 1.45 y a las 3.00 aun no han dicho nada. No parece que vayan a tocar». Mientras, otros seguidores se acercaban a la primera fila en busca de algún responsable que diera la cara: «¿Cuándo vais a salir a dar una explicación? ¡Esto es una vergüenza, hemos pagado 190 euros!», «¡Llevamos dos horas aquí esperando! ¡Es el peor festival en el que he estado en mi vida!» o «¡Menudo abuso!» eran algunas de las increpaciones que se hacían a los trabajadores de la carpa donde debía celebrarse el concierto.

No había mensaje por parte de la dirección, pero la seguridad se reforzó ante el aumento de la tensión. Algún trabajador del festival explicaba a ABC que los miembros de Massive Attack llegaron a subir al escenario, a un lateral, y que cuando vieron que se escuchaba el sonido del concierto de Franz Ferdinand decidieron bajar y negarse a dar el concierto. Uno de los responsables reconocía a este periódico que la dirección estuvo intentando convencer a Robert Del Naja y Daddy G. de que actuaran, aunque fuera cuando acabara de hacerlo Franz Ferdinand, pero que estos no estaban dispuestos porque las condiciones no eran las adecuadas. Es cierto que en algunas zonas de recinto se mezclaban los sonidos de los escenarios, pero desde el área del público en la carpa Loop era imposible comprobar si sobre el escenario ocurría lo mismo. Desde las primeras filas no se oía ningún otro concierto de los que se estaban produciendo en ese momento.

Massive Attack
Massive Attack- ABC

En el momento de maximar tensión, con los vasos volando sobre el escenario, se vivieron escenas surrealistas e intolerables como la de un guardia de seguridad llamando «zorra» a un seguidora de grupo que, indignada —«He venido al festival solo a ver a Massive Atack y ni siquiera salís a decir nada. ¿Dónde está el director? ¡Qué salga!»—, pedía explicaciones. «Zorra tú y tu madre», le repetía a la asistente cuando esta le pedía razones de por qué la insultaba. Y mientras, la banda se convertía en trending topic en España con mensajes como este: «Mad Cool, ¿va a salir de una puta vez Massive Attack? ¡Podéis informar, por favor!».

Solo una hora y media más tarde, a las 3.15, apareció un escueto mensaje en las pantallas del escenario cuando la mayoría de la audiencia ya había abandonado entre insultos la zona: «Massive Attack cancela su concierto en Mad Cool justificando molestias de sonido de otro stage», informaba. Y a las 4.20, la dirección enviaba a los medios el siguiente comunicado: «Massive Attack ha cancelado su concierto en Mad Cool Festival, programado para celebrarse en The Loop, achacando que el sonido del escenario donde en ese momento actuaba Franz Ferdinand molestaba para la realización de su show. Desde la organización hemos hecho todo lo posible para retrasar horarios a otras bandas y buscar una franja horaria donde Massive Attack estuviesen cómodos, pero la decisión unilateral de la banda ha sido cancelar su show. Desde Mad Cool pedimos disculpas a todos los asistentes por las molestias que esto haya podido causarles».

Hasta el momento de redactarse este artículo, la banda —uno de los cabezas de cartel tapados, estrellas de los 90 cuando la escena del trip hop se puso de moda junto a la también banda de Bristol (Inglaterra) Portishead— no ha dado ninguna explicación ni por las redes sociales ni por ningún otro canal a sus seguidores.