Rosalía
Rosalía - ABC

Cómo ser una estrella de la música sin pasar por Operación Triunfo

Las nuevas promesas del pop español que no han pasado por el talent-show manejan con ingenio los códigos estéticos de la era de las redes sociales

Actualizado:

Dicen los millennials que si sus padres no saben quién es tal o cual músico, es que todavía no es famoso de verdad. Los nombres de los chicos y chicas de Operación Triunfo se los tienen bien aprendidos, pero todo lo que vaya más allá de la televisión suele ser territorio desconocido para los mayores de treinta. Sin embargo, para las nuevas promesas del pop español hay vida fuera de Operación Triunfo, claro que sí. Porque ellos son los reyes del click. Esos jóvenes artistas que además de saber de música (unos más, otros menos), dominan como nadie los códigos audiovisuales clave para triunfar en la Red.

Resulta inevitable comenzar hablando de Rosalía, esa veinteañera catalana que fuera de nuestro país ha llamado la atención tanto de medios especializados («Pitchfork») como generalistas («The New York Times»), y que está batiendo récords de reproducciones con su atrevida fusión de trap y flamenco. Y es que en realidad, aunque sean los artistas pop del momento, ni ella ni el resto de nuevas promesas hacen pop.

C. Tangana
C. Tangana - ABC

Su ex novio C. Tangana tampoco. Este madrileño, que empezó en la escena underground de hip-hop bajo el nombre de Crema, también está pisando muy pero que muy fuerte con una combinación de elementos de música latina, trap, R&B y rap, sabiamente aderezada con controvertidas entrevistas que incitan a seguirle la pista. En 2018, cuando habla C. Tangana sube el pan.

Yung Beef
Yung Beef- ABC

Por el mismo camino va Yung Beef, exmiembro de PXXR GVNG que también practica trap, pero en una versión más callejera y afilada que la de C. Tangana, con quien por cierto mantuvo una sonada bronca dialéctica en un debate organizado por el festival Primavera Sound. El trapero granadino también acaba de protagonizar otra fuerte polémica, esta vez con el alcalde de Vigo, después de que este cancelara su actuación en O Marisquiño (el festival donde acaba de producirse un accidente) tras salir a la luz unas imágenes en las que patea a una persona del público durante un concierto.

Igualmente popular, aunque objetivamente menos interesante a nivel musical y farandulero, es el sevillano Beret. Entregado a la causa de la canción latina urbana «buenrollista», tiene tres discos publicados y su canal de Youtube suma casi 207 millones de reproducciones (más del doble que C. Tangana), a pesar de tener una presencia casi nula en los medios de comunicación tradicionales.

Otra artista que cada día conquista miles de seguidores es Bad Gyal, una joven cantante de trap de Barcelona que el pasado jueves lió un buen follón a su paso por Huesca. Conocida por su espontaneidad en las redes sociales, tuvo la ocurrencia de preguntar a sus seguidores de Instagram si podían proporcionarle marihuana o hachís en la ciudad.

Mucho más modosita es Sofia Ellar, una de esas chicas que consigue alcanzar sus sueños desde la cama de su habitación, grabando vídeos caseros que al poco tiempo se viralizan en YouTube. Compositora de radiantes melodías veraniegas, es una de las pocas revelaciones del último año que sí pueden enmarcarse claramente en el pop.

El trap es el sonido de moda, pero el rap de toda la vida aún tiene mucho que decir a través de dúos como Natos & Waor, dos chavales del barrio madrileño de Aluche que han conseguido hazañas como llenar el Palacio Vistalegre sin renunciar a su modus operandi autogestionado. De perfil similar son los granadinos Ayax & Prok, otro dúo de raperos de estrambótico nombre que se convierte en trending topic cada vez que lanza un nuevo tema.

Uno de los reyes indiscutibles de la escena actual de música urbana es Reels B, cuyos videoclips son admirados incluso por sus rivales. Los casi cuatrocientos millones de reproducciones en su canal de YouTube dan buena cuenta de un éxito, que a veces se le va de las manos. Igual que Yung Beef fue fichado por el festival O Marisquiño de este fin de semana, pero él sí actuó: de hecho, el concierto accidentado fue el suyo.

Demostrado queda que la fama entendida a la vieja usanza no es el único camino al estrellato. Y si no vean las increíbles cifras de Adexe y Nau, dos hermanos de Tenerife que tienen la friolera de 2.600 millones de clicks en YouTube, más que todos los anteriores juntos. Reconózcalo: no tiene ni idea de quiénes son.