Plácido Domingo y Daniel Barenboim, un mano a mano musical por la paz
Domingo y Barenboim (de espaldas), durante un ensayo en Salzburgo - efe

Plácido Domingo y Daniel Barenboim, un mano a mano musical por la paz

El tenor español participa en un concierto con el que el Festival de Salzburgo conmemora el primer centenario de la Primera Guerra Mundial

Actualizado:

Convencido de que la música hace del mundo «un mejor lugar» para vivir, Plácido Domingo regresa un verano más al Festival de Salzburgo para, en esta ocasión, cantarle a la paz.

Y lo hace en un momento en el que las bombas vuelven a caer en lugares como la franja de Gaza y Ucrania, causando la muerte o hiriendo a centenares de víctimas inocentes.

El tenor español participará esta noche en un concierto con el que el Festival de Salzburgo conmemora el primer centenario de la Primera Guerra Mundial. Hay que «evitar que algo así pase otra vez», decía hoy Domingo a Efe.

Concierto que se celebrará en la imponente sala del Grosses Festspielhaus de Salzburgo y en el que el pianista y director de orquesta argentino-israelí Daniel Barenboim dirigirá a la Filarmónica de Viena y el coro de la Sociedad de Amigos de la Música de la capital austríaca.

«Con este concierto recordamos a toda la gente que murió en la Primera Guerra Mundial y que sufrió tanto durante esos años», ha destacado Domingo, quien recuerda que «actualmente también hay guerra en algunas partes» del planeta, y frente a eso, «la música hace del mundo un mejor lugar».

El programa del concierto, en el que Plácido Domingo cantará en su nueva condición de barítono, registro en el que lleva experimentando en estos últimos años, incluye obras del compositor alemán Max Reger (1873-1916) y del austríaco Anton Bruckner (1824-1896).

De Reger se interpretará su «Requiem», con la participación de Plácido Domingo. «Una pieza pequeña pero muy significativa, porque fue escrita exactamente en 1914, para recordar la tragedia» de la Primera Guerra Mundial, ha destacado el cantante español.

El concierto protagonizado por Domingo y Barenboim forma parte de la serie titulada Obertura Espiritual, creada en el año 2012 por Alexander Pereira, el director artístico del Festival de Salzburgo, cuyo objetivo es promover la tolerancia entre las religiones a través de la música.

«El poder no lleva a nada, las guerras más crueles y sangrientas son aquellas que son creadas por la religión; el fundamentalismo es lo que hace a las guerras peores», considera Domingo.

Barenboim es el fundador, hace ya más de una década, de la Orquesta del Diván de Oriente y Occidente, un proyecto que reúne el talento de jóvenes músicos israelíes y palestinos, y de otras procedencias, para promover la paz en Oriente Medio a través de la música.

Amistad entrañable

«Los músicos de la orquesta del maestro Barenboim son fabulosos, todos tocan como hermanos, están a un lado el uno del otro y no hablan de política; esa es la maravilla que Daniel y la música hacen», recalca Domingo con admiración.

«Barenboim -añade el cantante español- es un músico extraordinario, quizás el músico más completo de la historia; somos amigos de siempre, es decir, hacemos música pero tenemos una amistad entrañable, lo admiro muchísimo».

Este verano, Plácido Domingo cumple 39 años ininterrumpidos como artista invitado al Festival de Salzburgo, lo que le llena de «orgullo».

«Es uno de los festivales más importantes del mundo y es grandioso. Justo en este lugar donde nos encontramos ahora, fue donde debuté en 1975 con el maestro Karajan en 'Don Carlo'", recuerda Domingo en la Grosses Festspielhaus.

Además de este concierto, el Festival de Salzburgo volverá a contar con Domingo en agosto, ya que el día 9 participará en el estreno de una nueva producción de «Il Trovatore», de Giuseppe Verdi, dirigida por el italiano Daniele Gatti y en la que compartirá escenario con la diva rusa Anna Netrebko. El cantará el papel de el conde di Luna, mientras que ella pondrá voz al de Leonora.