Gabriel García Márquez firmando ejemplares de «Cien años de soledad» en Cartagena de Indias en marzo de 2007
Gabriel García Márquez firmando ejemplares de «Cien años de soledad» en Cartagena de Indias en marzo de 2007 - EFE

La Policía colombiana recupera una primera edición firmada de «Cien años de soledad»

El libro, valorado en 45.500 euros, había sido robado de la vitrina en la que se exhibía en la Feria Internacional del Libro de Bogotá

Actualizado:

La Policía colombiana ha recuperado un ejemplar de la primera edición de «Cien años de soledad» que tenía una dedicatoria del Nobel Gabriel García Márquez y que había sido robada de una vitrina en la que se exhibía en la Feria Internacional del Libro de Bogotá (Filbo), informaron fuentes oficiales.

El director de la Policía, Rodolfo Palomino, agradeció a través de Twitter a los agentes «que lograron recuperar el libro que había sido robado». Horas más tarde, en una rueda de prensa, el oficial detalló que el ejemplar fue encontrado en un negocio del barrio de La Perseverancia, en el centro de Bogotá, en donde se comercializan obras de arte y antigüedades, después de que los ladrones abandonaran la obra al percatarse de la presencia de las autoridades.

Las investigaciones señalan que el ejemplar, que no sufrió ningún daño porque estaba en una caja, sería vendido a coleccionistas del exterior en una cifra que estaría rondando los 120 millones de pesos (cerca de 45.500 euros), explicó Palomino.

El dueño de la reliquia, el librero y coleccionista Álvaro Castillo, agradeció al país la solidaridad y dijo que «ahora el libro no me pertenece, sino que le pertenece a Colombia», y por eso, lo donará a la Biblioteca Nacional de Colombia «porque es un patrimonio del país». El general Palomino añadió que, hasta el momento, no se ha capturado los responsables del robo, pero que las investigaciones permitirán dar con ellos.

«Cien años de soledad», la obra cumbre del Nobel de Literatura Gabriel García Márquez, es un ejemplar de la primera edición publicado por Editorial Suramericana en 1967 y tenía una dedicatoria del fallecido Gabo para Castillo, propietario de la reliquia. «Para Álvaro Castillo, el librovejero, como ayer y como siempre. Su amigo, Gabriel», reza la dedicatoria. El ejemplar sustraído forma parte de los 8.000 impresos hace 48 años por la Editorial Sudamericana.