Pinturas de la sala capitular del Monasterio de Sijena, expuestas en el MNAC
Pinturas de la sala capitular del Monasterio de Sijena, expuestas en el MNAC - ABC

La Generalitat de Cataluña, condenada por la compra ilegal de 97 obras del Monasterio de Sijena

Una sentencia de un Juzgado de Huesca declara nula la venta de las monjas de San Juan de Jerusalén, entre 1983 y 1994, por 49,8 millones de las antiguas pesetas (unos 300.000 euros). Cataluña ha anunciado que la recurrirá

Actualizado:

El juzgado de Primera Instancia número 1 de Huesca ha condenado a la Generalitat por comprar ilegalmente 97 obras de arte procedentes de la sala capitular del Monasterio de Villanueva de Sijena (Huesca), que se exhiben actualmente en el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC). La adquisición la negoció y llevó a cabo directamente con las monjas de la Orden de San Juan de Jerusalén, a las que estaba vinculado el cenobio, construido en el siglo XII. La compra-venta se realizó en tres lotes, entre 1983 y 1994, por un precio total de 300.000 euros —49,85 millones de pesetas de las de entonces—, pero diversas fuentes apuntan a que la colección podría tener ahora un valor de entre 2 y 2,5 millones de euros.

La adquisición de esas obras de arte es objeto de disputa desde finales de los años 90. Un primer intento del Gobierno aragonés por recuperar las piezas fracasó en el Tribunal Constitucional. Pretendía que se le reconociera el derecho de retracto, pero el Alto Tribunal no aceptó sus pretensiones.

Sin embargo, a la par se abrió otra vía, atacando a la esencia misma de la transacción: intentar demostrar desde Aragón que la compra-venta entre las monjas sanjuanistas y la Generalitat fue ilegal. Y es aquí donde la parte aragonesa ha visto reconocidas sus tesis. La sentencia que se acaba de dictar declara nula a todos los efectos aquella operación. Fundamentalmente, porque no se respetó la ley que pesa sobre bienes de interés cultural, caso del Monasterio de Sijena. Destaca esta sentencia que debía haber contado con autorizaciones que jamás se recibieron-ni se solicitaron-; y que el arte mueble y la arquitectura del histórico monasterio, en tanto que declarado Bien de Interés Cultural, constituye un todo indivisible. El Ayuntamiento de esa localidad oscense va a solicitar la ejecución provisional de la misma para que, en tanto se resuelve el recurso —tardará años—, esas obras de arte regresen forzosamente a Villanueva de Sijena.

La Generalitat recurrirá

La réplica desde Cataluña no se ha hecho esperar y el consejero de Cultura, Ferran Mascarell, ha anunciado esta misma mañana que la Generalitat recurrirá lo que considera una sentencia «injusta» y «un poco particular». «Históricamente ha ocurrido exactamente lo contrario de lo que la sentencia dice. La sociedad catalana, desde hace muchos años, se ha encargado de salvar estos bienes, y la sentencia lo expresa en términos opuestos», ha señalado Mascarell, quien ha adelantado que ha puesto el contencioso en manos de los servicios jurídicos del Gobierno catalán.

Pese a que ha evitado concretar los argumentos jurídicos que se esgrimirán, Mascarell sí que se ha referido a la sentencia del Tribunal Constitucional de 2012 que, ha recordado, «dice exactamente lo contrario», y ha señalado que es poco probable que la Generalitat pueda devolver las obras que actualmente se encuentran en el MNAC antes de que se resuelva el recurso. «Las decisiones que se tengan que tomar serán de tipo jurídico, pero estoy bastante seguro de que no será esta la recomendación de los servicos jurídicos», ha apuntado Mascarell, quien ha inistido una vez más en su desacuerdo total con la sentencia. «No estamos nada de acuerdo ni con el fondo ni con la forma de lo que expresa la sentencia», ha dicho.