La sede de la SGAE en el Palacio de Longoria
La sede de la SGAE en el Palacio de Longoria - ABC

El fondo Blackstone controla la SESAC, la principal alternativa a la SGAE

Varias entidades ya operan en España tras la desbandada de autores y editores

Actualizado:

La lluvia de cartas pidiendo a la SGAE la liberación de sus repertorios para gestionarlos con otra entidad a partir de enero de 2020 ha activado a diversas empresas de gestión de derechos de autor que tratan ahora de captar a los que quieren huir de la SGAE, unos quinientos entre autores y empresas. Se calcula que si llega a efectuarse la cancelación de esos contratos la entidad podría perder un 60% de su repertorio actual, tal vez un 70% según otros observadores, lo cual es valorado por diversos músicos como «insostenible». En el Palacio de Longoria son conscientes del desafío y tratan de frenar las cosas por todos los medios.

Entre las entidades más grandes que han entrado en juego se encuentra la SESAC, una empresa americana de tamaño considerable, con 90 años de historia, y que gestiona los derechos de Bob Dylan, Nicky Jam o Neil Diamond, entre muchos otros. SESAC, ya implantada en Europa en Suiza, Munich y Londres, estaría ya en conversaciones con varios autores y editoras destacados a la búsqueda de acuerdos.

La propiedad de esta entidad es, desde 2017 del fondo neoyorkino Blackstone, uno de los mayores inversores mundial, un conglomerado conocido en España por las sociedades cotizadas o «socimis» y los fondos llamados «buitre» que ya tienen la propiedad de 30.000 viviendas de alquiler en España y por los problemas judiciales que la adquisición de viviendas sociales por debajo de su precio de mercado ha causado a la exalcaldesa Ana Botella y a su equipo, un caso recientemente reabierto en el juzgado 30 de Madrid para dos colaboradores suyos por presunta prevaricación.

Fichajes

Para engrasar su entrada en nuestro mercado, ha realizado grandes fichajes y sus representantes en España son expertos bien conocidos en la gestión de derechos de autor: su directora general es Carmen Pacheco, la experimentada directora de socios de la SGAE durante la etapa dorada de poderío de la entidad, bajo la presidencia de Teddy Bautista.

Hay autores y editores multinacionales que, según ha confirmado ABC, ya están en conversaciones con SESAC, aunque tal vez para solo una parte de los repertorios. Según ha podido saber ABC algunos de esos repertorios, tanto de autores como de editores, podrían ser divididos entre varias entidades cuando operen, a partir de 2020. La competencia puede favorecer este tipo de arreglo, en el que cada cliente elegiría la solución que mejor le convenga.

La entrada de SESAC cambia bastante el panorama de la gestión de derechos de autor. En su carta de presentación, Pacheco afirma de que asumirán la responsabilidad sobre todos los derechos, es decir que garantiza el pago aunque no logren recaudar durante la transición entre entidades, porque tienen ese gran respaldo financiero. En online prometen pagos desde septiembre de 2020, sin retrasos y con mejoras en la identificación de las obras de cada autor. Ya tiene licencias con los grandes operadores (Spotify, Youtube...) y aplicará un 10% de descuento.

Fin de la «degradación en TV»

En TV, SESAC ofrece mejoras en gestión que romperán la Rueda, con pagos trimestrales y reparto «por el uso efectivo de la obra y teniendo en cuenta el valor real en la franja de emisión. Se acabará la degradación del valor minutosufrida en los últimos años». Y descuento de 13%. La oferta sigue en Radio, venta de discos, comunicación pública y conciertos, además de derechos del extranjero.

Estos son los nuevos actores del mercado en español de gestión de derechos y SGAE, que era la 5ª entidad de Europa (en realidad será la 4ª tras el Brexit) deberá defenderse. Con los acuerdos de reciprocidad, en cada país europeo gestionaba hasta ahora una entidad y repartía a sus iguales de otros países. La descomposición de la SGAE, sin estatutos y en espera de una intervención del Ministerio de Cultura, ha hecho que muchas de esas entidades nacionales de otros países de Europa se planteen ahora entrar en el mercado español. SGAE tendría que rescindir acuerdos de reciprocidad y dentro de la casa se habla ya de competencia desleal. Algunos miembros relevantes de la entidad confían en que la aventura que supondría crear una nueva operadora de gestión de derechos y la gran implantación de SGAE permiten pensar que al final pocos abandonarán.

A los socios se les dice desde la presidencia que no podrán salir de SGAE si tienen deudas, pero lo cierto es que varios expertos consultado por ABC dicen que eso no es cierto, que la ley dice que los derechos podrá gestionarlos otra entidad, aunque la recaudación deba emplearse en rescindir la deuda pendiente con -en este caso- SGAE.