Pilar Jurado se dirige a la Asamblea de la SGAE, esta tarde
Pilar Jurado se dirige a la Asamblea de la SGAE, esta tarde - ABC

La Asamblea de la SGAE tumba la reforma de los Estatutos que exige la ley

El Ministerio no habría recibido la copia preceptiva antes del encuentro, en el que sí se aprobaron las cuentas

Actualizado:

Ayer se celebró en un hotel madrileño la esperada, larguísima y tensa Asamblea de socios de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) que se ha mostrado incapaz de salir de la encrucijada crítica a la que se enfrenta la entidad. Aunque a diferencia de las asambleas de los últimos años -convocadas durante sus mandatos por los entonces presidentes José Miguel Fernández Sastrón y José Ángel Hevia-, en esta ocasión sí se aprobaron los informes de gestión y de resultado de 2017 y 2018, lo cierto es que los socios de la SGAE no han logrado refrendar con los dos tercios necesarios el texto reformado para los nuevos estatutos.

Cuentas adelante

La Asamblea de la SGAE vivió ayer momentos de cierta concordia con los resultados de votaciones que fueron aprobando la gestión de 2017 y 2018, las cuentas y aplicación de resultados de esos ejercicios. Sin embargo hubo destacadas intervenciones defendiendo el «no» para las cuentas de 2018, como la de Fernández Sastrón, que aseguró que ese sería el sentido de su voto.

Y también hubo un larguísimo debate, tedioso y tenso a ratos, sobre las reformas de los estatutos que darían votos a un número creciente de socios que actualmente no producen ingresos y no reciben votos por tanto. En este punto las divergencias se oyeron incluso en el seno de la llamada Rueda de las TV, una de cuyas máximas exponentes, Inma Serrano, pidió públicamente el «no» a los estatutos.

Eran necesario dos tercios de los votos para sacar adelante el texto que es una de las principales, si no la más importante, de las exigencias del Ministerio de Cultura para que la SGAE pueda encontrar una salida cumpliendo los requerimientos legales. Pero la incapacidad de hallar el consenso suficiente deja el texto estatutario en la cuneta una vez más.

En las últimas semanas, la presidenta de la SGAE, Pilar Jurado, había logrado ampliar la base de apoyo al texto de Estatutos promovido por ella, negociando con los autores de Audiovisual y Gran Derecho y cediendo en buena parte de sus reivindicaciones, como el voto ponderado que podía sumar mucho más peso a los músicos que ingresan por la franja nocturna y se podía traducir en más fuerza para la llamada Rueda de las TV. Pero no ha sido suficiente y la votación estatutaria se dirimió en un 62,78% a favor contra un 36,07% de los votos, con 1,14% de abstenciones.

Repartos y encrucijadas

La Asamblea se alargó hasta la noche para la deliberación de los 12 puntos previstos en el orden del día. Sin estatutos con los que cumplir la ley como exige Cultura, y la sombra de duda que aún existe sobre la adecuación de la junta directiva a los requerimientos de Cultura (más la presión de CISAC, la internacional de entidades que ha expulsado durante un año a SGAE) las encrucijadas son complicadas. Según algunos socios presentes en la Asamblea, Pilar Jurado podría convocar elecciones o tratar de resistir mientras la Justicia dirime si se lleva a cabo la intervención ministerial ya solicitada.

Otros autores consultados creen que no habrá convocatoria electoral y Jurado tratará de mejorar las relaciones con el Ministerio mientras intenta convencer a Cultura y a la CISAC sobre la posibilidad de mejorar sus apoyos y llevar a cabo las reformas rechazadas en la Asamblea, buscando la manera de revertir las consecuencias del resultado de la votación de los estatutos.

Por otro lado, el hecho de que las reglas de los repartos de 2018 -en los que a la franja nocturna no se le aplicó ningún límite, aunque la ley ha establecido después el tope en el 20% de la recaudación- el hecho de que no se sometieran a voto en la Asamblea generó acerbas críticas en los días previos. Hay quien defiende que la ley obliga a que así sea y la Asamblea debe ratificar con su voto esas reglas de reparto para que sean válidas. Ese es otro caballo de batalla con la Rueda y con los editores de las cadenas de TV, que podrían verse obligados a devolver mucho dinero en el caso de que la Asamblea así lo decidiera.

Los estatutos, en el ministerio

Pilar Jurado se dirigió ayer a ABC para advertir que los estatutos que iba a votar la Asamblea sí fueron enviados al Ministerio de Cultura, como es preceptivo, el pasado 7 de junio, en contra de lo publicado ayer en ABC. Fuentes de la entidad habían informado de lo contrario a este periódico, que además obtuvo una confirmación en fuentes cercanas al ministerio que ha resultado incierta. Los estatutos fueron entregados.