Fotografía del pasado 14 de junio en la que varios trabajadores cuelgan la obra «Judith y Holofornes», de Caravaggio, en la casa de subastas Drouot
Fotografía del pasado 14 de junio en la que varios trabajadores cuelgan la obra «Judith y Holofornes», de Caravaggio, en la casa de subastas Drouot - AFP
Judith y Holoforne

Desvelada la identidad del misterioso comprador del Caravaggio descubierto en Toulouse

Se trata del millonario, empresario y coleccionista J. Tomilson Hill, que forma parte de la junta directiva del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York e incluso tiene un museo privado propio

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

J. Tomilson Hill (1948/1949, Nueva York). Es el nombre del millonario y (hasta ahora desconocido) comprador extranjero del cuadro «Judith y Holofornes», de Caravaggio, encontrado durante 2014 en una buhardilla de Toulouse (Francia) y cuya subasta estaba prevista para el pasado 27 de junio en la firma Marc Labarbe.

La casa de subastas confirmó su venta dos días antes, el 25 de junio, pero no ofreció ni la identidad del pujante ni la cuantía de la misma («ha sido por un muy buen precio»), estimada entre 100 y 150 millones de euros, debido a un acuerdo de confidencialidad.

Eric Turquin, célebre tasador que se encargó de autentificar la obra de Caravaggio, dijo que la oferta superaba notablemente la inicialmente prevista: 30 millones de euros. El propio Labarbe adelantó que el cuadro será expuesto en «un gran museo» fuera de Francia.

La sospecha de que el millonario J. Tomilson Hill era el misterioso comprador de la pintura se plantó en el portal de información «Gazette Drout».

Entonces, ¿quién es J. Tomilson Hill? Tal y como explica «The New York Times», se trata de un coleccionista, que se acaba de «jubilar» como vicepresidente del banco de inversión estadounidense Blackstone. Es conocido por haber amasado una notable colección de arte moderno y contemporáneo pero también de pinturas de «viejos maestros». Sus conexiones no se limitan al Museo Metropolitano de Arte (Nueva York), de cuya junta directiva forma parte, sino también a la Colección Frick y a su propio museo privado, Hill Art Foundation.

Origen

Fechado en 1607, al cuadro se le perdió la pista en 1617 y solo unas cartas entre mercaderes, así como una copia del pintor Louis Finson, amigo y agente de Caravaggio, testimoniaban su existencia. Tras el hallazgo, Francia lo clasificó como tesoro nacional, lo que le daba tres años para decidirse de manera preferente a favor de su compra, pero dejó pasar ese tiempo sin pronunciarse.

Los propietarios presentaron recientemente una petición para obtener el certificado de exportación, que fue aprobado por el país, por lo que la obra salió a subasta en un momento en que los interesados en ella se multiplicaban, especialmente en Estados Unidos, pero también en España y Oriente Medio.