Este «selfie» de la presentadora de la pasada edición de los Oscar, Ellen DeGeneres, con Julia Roberts, Brad Pitt, Kevin Spacy, Angelina Jolie, Bradley Cooper y Meryl Streep, entre otros, se convirtió en la foto más retuiteada de la historia - ABC

«Selfi», palabra del año para la Fundéu BBVA

Entre los doce términos seleccionados destacan también «superluna», «postureo», «dron» y «amigovio»

Actualizado:

«Selfi», la adaptación al español del anglicismo «selfie», es la palabra del año para la Fundación del Español Urgente, promovida por la Agencia EFE y el BBVA.

Esta es la segunda ocasión en que la Fundéu BBVA elige su palabra del año después de que en 2013 escogiese «escrache», un término procedente del español del Río de la Plata y que tuvo gran presencia en los medios.

El fenómeno de las fotos que los ciudadanos se toman a sí mismos, en general con dispositivos móviles, y que luego suelen compartir en redes públicas o privadas ha hecho furor en los últimos años en todo el mundo. No en vano, «selfie», el término inglés con el que se conoce a este tipo de imágenes, ya fue elegido palabra del año por los editores de los diccionarios de Oxford en 2013 después de calcular que su uso entre los angloparlantes había crecido ese año en un 17.000%.

La Fundéu BBVA, en su labor de promover el buen uso del español en los medios, aconsejó ya en diciembre del 2013 posibles alternativas al anglicismo de moda: «autofoto» o la ya consolidada «autorretrato», palabras bien formadas en español y que pueden ser útiles para evitar el abuso del término inglés.

Así, en octubre del 2014 la Fundéu propuso «selfi», sin la «e» final del original inglés, como adaptación válida al español. En su recomendación sobre ese término, se explicaba que el plural adecuado es «selfis» y que, en tanto el uso mayoritario se decante por el masculino o femenino, puede considerarse una palabra ambigua en cuanto al género («el/la selfi»), como «el/la mar», «el/la armazón» y otras muchas.

Antes, los filólogos y periodistas que trabajan en la Fundéu BBVA habían hecho una primera selección de doce términos en la que, además del elegido, figuraban otros también relacionados con las redes sociales y la extensión del uso de la telefonía móvil, como «nomofobia», el neologismo que designa el miedo a no estar conectado, o «apli», el acortamiento de «aplicación» propuesto como alternativa a «app».

El mundo del deporte aportó a la lista «árbitra», un femenino cada vez más usado, y el de la economía, «impago», la palabra que en español sustituye con éxito al anglicismo «default». El verbo «abdicar» estuvo en las primeras páginas de todos los medios y suscitó algunas dudas sobre su uso (¿se abdica «el trono» o «al trono»?), igual que sucedió con otras palabras como «ucraniano» o «ébola».

La lista la completaban «superluna», la novedosa «postureo» y dos términos que han llegado este año al Diccionario académico por diferentes razones: «dron», ese aparato volador que parece abrir nuevas posibilidades en muchos campos, y «amigovio», una voz común en varios países de América para referirse a las personas que tienen una relación de menor compromiso formal que un noviazgo.