El sector del libro perdió 1.837 millones en 2013 frente a los 585 en 2012
El sector del libro perdió 1.837 millones en 2013 frente a los 585 en 2012 - abc
informe anual del Observatorio de piratería

El 84% de los contenidos culturales que se adquieren en España son piratas

En 2013 la descargas ilegales se incrementaron en un 4,6%, con una leve bajada en el sector de la música pero que se triplica en el sector del libro electrónico

Actualizado:

Lejos de disminuir las descargas ilegales de contenidos protegidos, parece que esta lacra sigue en aumento. Así se desprende de las cifras recogidas por el estudio realizado por el Observatorio de Piratería y Hábitos de consumo de contenidos digitales de 2013, promovido por la Coalición de Creadores, que ha sido presentado esta mañana.

Según dicho informe, el número de españoles que accede ilegalmente a contenidos digitales supera el 51%. Por sectores el más afectado es el del cine, que sigue subiendo, con 43% de descargas ilegales; seguido por la música, con un 28% (un 5% menos que en 2012); los libros, con un 21% ( que se incrementa notablemente); y, por último, los videojuegos, con un 10%. Pero la cifra más preocupante de las que señala el estudio es que un 84% de todos los contenidos adquiridos en España «es pirata». Un dato escalofriante si tenemos en cuenta que las industrias culturales son un factor estratégico en la economía de nuestro país pues se trata de un sector que aporta más del 4% del PIB español, muy por delante de la agricultura, ganadería y pesca (2,5%), la industria química (1,1%) o las telecomunicaciones (1,8%).

Crisis y ausencia de medidas eficaces

«Un año más se consolida la tendencia de descargas ilegales en nuestro país y tenemos que afrontar una realidad terrorífica», lamenta la directora de la Coalición de Creadores, Carlota Navarrete. Una progresión negativa que se ha venido produciendo desde el primer estudio del Observatorio en 2008, «en el que se manejaba una tasa de piratería de casi el 70%, que fue incrementándose en 76%, 78%, 80% y ahora, en 2014, en 84%».

Para Navarrete esta subida se debe a dos factores. Por una parte la ausencia «de medidas eficaces que hayan disminuir esto, sino todo lo contrario se ha ido consolidado y aumentando». Y denuncia la falta de «medidas de concienciación y coarcitivas» para atajar este problema que incluso al Gobierno le supuso en 2013 una pérdida de 526 millones de euros (frente a los 480 del año pasado), que dejó de ingresar «vía impuestos, por el IVA y el IRPF», pues la piratería dejó de generar 25.720 empleos directos.

La segunda causa es la crisis económica «que acentúa que la gente salga menos y se descargue contenidos para verlos en casa». En cuanto a la bajada en 5 puntos de la piratería en el sector musical (de 2.118 millones a 1.974 millones), Navarrete no lanza las campanas al vuelo. «La gente se va al streaming y, por otro lado, las bibliotecas ya se han consumido -quien se ha bajado la de los Beatles ya tiene toda la discografía-. Sin embargo, sigue siendo una cifra bastante alta, sobre todo en el capítulo de novedades que afecta a todos los sectores (50,8% del total de descargas ilegales). Ahí -subraya Navarrete- es donde realmente se hace daño a la industria porque se rompe toda la cadena de valor aparejada a ese producto pues no se ha podido explotar en el cine, en el videoclub, en DVD, ya no tiene ningún rédito ese contenido. Así no se pueden fomentar negocios legales ni se puede hablar de ventanas».

Las perdidas totales causadas por la piratería online en 2013 superaron los 16.136 millones de euros, un 6,5% más que en 2012. Un dato que hace reflexionar a la directora de la Coalición sobre la eficacia de las medidas tomadas hasta el momento por el Gobierno - a la espera de aprobar el nuevo texto de la Ley de Propiedad Intelectual-. Señalando en particular la labor desarrollada por la Comisión de Propiedad Intelectual, que no ha conseguido frenar el ascenso de la piratería, con 3.192 millones de descargas ilegales en 2013 frente a los 3.050 millones de 2012. Esto es, un 4,6% más que en el año anterior.

Animados por la impunidad

No deja de ser llamativo, según los datos arrojados por el estudio realizado por la consultora GfK sobre una muestra de 50.000 individuos, entre 11 y 74 años, que solo 5 de cada 10 personas consultadas recuerden la realización de campañas de concienciación social contra la piratería; y 4 de cada 10 conoce que se bloquean accesos a las páginas que ofrecen contenidos protegidos (el 70% de los internautas considera esta medida la más eficaz contra la piratería). Unas cifras alarmantemente bajas, ¿por sordera de los consumidores o porque no se están haciendo las cosas bien para que el mensaje penetre en la sociedad? «Porque no se están haciendo. Puedes tener una ley pero si no la aplicas. La media para tramitar un expediente en la Comisión de Propiedad Intelectual son 400 días, y tenemos récord de 700 días para resolverlo».

El estudio también bucea en los motivos que llevan a los internautas a piratear, como la rapidez y facilidad de acceso (69%) o por estar al día de lo que sale (38%). La impunidad con la que se puede llevar a cabo esta actividad parece una invitación: porque lo hace todo el mundo(27%), no hay consecuencias legales (23%), no estoy perjudicando a ninguna industria (17%).

Señala además los medios a través de los que el consumidor accede de manera ilegal a estos productos: un 53,7% directamente a través de las páginas de contenidos, y el 46,3% por medio de buscadores, en el que se lleva la palma Google (97,5%). «Todo el ecosistema que permite estas descargas ilegales tienen una responsabilidad. No se encuentra pornografía en Google, pues que tampoco se encuentren contenidos ilegales».