Recreación artística del Planeta Nueve
Recreación artística del Planeta Nueve - NASA/JPL-Caltech/Robert Hurt

Podremos ver el Planeta Nueve en una década

Los astrónomos que lanzaron la hipótesis hace tres años revisan las evidencias a favor de un mundo gigantesco oculto en los confines del Sistema Solar

MadridActualizado:

La posibilidad de que un mundo gigante esté oculto en los confines helados del Sistema Solar fue planteada hace tres años por Konstantin Batygin y Mike Brown, astrónomos del Instituto de Tecnología de California (Caltech). Nadie lo ha visto hasta ahora, pero según estos investigadores, extrañas órbitas de otros cuerpos distantes delataban su presencia. El hipotético «Planeta Nueve» tendría unas cinco veces la masa de la Tierra y reside en una órbita ligeramente excéntrica con un período de unos diez mil años, según cálculos actualizados. El anuncio generó una expectación enorme y desde entonces diferentes equipos científicos se han posicionado a favor o en contra de esta teoría.

Las órbitas del distante cinturón de Kuiper y el Planeta Nueve. Las órbitas en púrpura están controladas principalmente por la gravedad del Planeta Nueve y muestran un agrupamiento orbital estrecho. Las órbitas en verde están fuertemente acopladas a Neptuno y exhiben una dispersión orbital más amplia.
Las órbitas del distante cinturón de Kuiper y el Planeta Nueve. Las órbitas en púrpura están controladas principalmente por la gravedad del Planeta Nueve y muestran un agrupamiento orbital estrecho. Las órbitas en verde están fuertemente acopladas a Neptuno y exhiben una dispersión orbital más amplia.- James Tuttle Keane / Caltech.

Ahora, Batygin y Brown, junto a otros dos investigadores de la Universidad de Michigan, han escrito un artículo en la revista «Physics Reports» titulado «La hipótesis del Planeta Nueve» (The Planet Nine Hypothesis) en el que revisan las evidencias que respaldan la existencia de ese mundo misterioso. Están convencidos, escriben en el informe, de que dentro de diez o quince años seremos capaces de verlo por fin o, en caso contrario, tendremos datos para descartar su existencia.

«Hay varias razones para creer que el Planeta Nueve es real, no una sola», asegura Fred Adams, profesor de física y astronomía en la Universidad de Michigan.

En las últimas dos décadas, el número de descubrimientos de nuevos objetos del Sistema Solar y planetas extrasolares ha aumentado de manera exponencial. Por ejemplo, los cuatro autores del informe han descubierto de forma conjunta docenas de tales objetos y la tasa de detecciones está bien posicionada para aumentar.

En el borde de ser observable

«Con las propiedades propuestas, el Planeta Nueve está justo en el borde de ser observable», afirma Adams, añadiendo que si supiéramos dónde se encuentra ubicado en el cielo, podríamos apuntar un telescopio en la dirección correcta y verlo. «Pero esto es un objeto muy tenue en un cielo muy grande. Ya que no sabemos exactamente dónde está, hay que estudiar todo el cielo, o al menos gran parte de este, con el fin de encontrarlo», añade.

Según el investigador, «para 2030 lo habremos visto o tendremos una mejor idea de dónde está. Por supuesto, también es posible que para entonces tengamos explicaciones alternativas para las anomalías orbitales observadas».

Para Juliette Becker, del Departamento de Astronomía de la U.M. y coautora del informe, la búsqueda de Planeta Nueve ayudaría a resolver muchos de los misterios del Sistema Solar, incluyendo el origen de un objeto rocoso llamado 2015 BP519 que ella ha estado estudiando.

«El Planeta Nueve es una muy buena explicación para 2015 BP519: la física funciona perfectamente. Sin embargo, hasta que lo veamos en una imagen y estemos seguros de que está ahí, no creo que realmente hayamos resuelto el misterio», dice. A su juicio, la presencia de ese cuerpo gigantesco «respondería de manera hermosa y coherente a varias preguntas abiertas aparentemente no relacionadas sobre el Sistema Solar. Espero el día que lo veamos o lo descartemos para que podamos responder de manera concluyente a estas preguntas».

Ver es creer, dicen, pero por el momento tendremos que conformarnos con un montón de complejos cálculos matemáticos.