El Hubble capta una misteriosa nube gigante de gas verde en el espacio
La fantasmal estructura de gas verde, como nunca se había visto - NASA

El Hubble capta una misteriosa nube gigante de gas verde en el espacio

Tiene el tamaño de nuestra Vía Láctea y está situada a unos 650 millones de años luz de la Tierra

madrid Actualizado:

El fantástico telescopio Hubble ha conseguido penetrar con sus cámaras en uno de los objetos más extraños jamás vistos en el espacio. Se trata de una misteriosa mancha verde brillante de gas, que flota cerca de una galaxia espiral a unos 650 millones de años luz de la Tierra. La gigantesca nube, que tiene nada menos que el tamaño de nuestra Vía Láctea, es la única parte visible de una serpentina de 300.000 años luz de longitud. En su interior esconde un tesoro: filamentos de gas de un cluster de jóvenes estrellas. Su brillo se debe al haz de energía de un cuásar que pudo haberse desactivado hace aproximadamente 200.000 años.

La enigmática mancha ya era conocida por los científicos. Denominada «Hanny Voorwerp» («El Objeto de Hanny») fue descubierta hace cuatro años por Hanny van Arkel, un profesor holandés que participa en el Galaxy Zoo, un proyecto online en el que astrónomos aficionados pueden ayudar a clasificar más de un millón de galaxias catalogadas en el Sloan Digital Sky Survey. Sin embargo, el ojo humano nunca había podido observar el interior de esta estructura fantasmal con tanto detalle como ahora.

La precisa cámara 3 del Hubble ha descubierto el nacimiento de las estrellas en una región de la mancha verde situada cerca de la galaxia espiral IC 2497. Las observaciones revelan que el gas de la galaxia está interactuando con una pequeña región del «Objeto de Hanny», que se está colapsando y formando estrellas. Las estrellas más jóvenes tienen un par de millones de años de antigüedad.

Estallido de un cuásar

«El cluster de estrellas está confinado a un área que abarca unos pocos miles de años luz de diámetro», explica el astrónomo William Keel, de la Universidad de Alabama en Tuscaloosa, responsable del estudio del Hubble. «La región ha podido estar produciendo estrellas durante varios millones de años. Son tan débiles que previamente podrían haber estado ocultas en la luz brillante del gas que las rodea». El color verde brillante de la estructura se debe al oxígeno resplandeciente. Al parecer, lo que se ve es el resplandor del estallido de un cuásar que podría volver a encenderse.

Las imágenes del Hubble también desvelan otros detalles de la galaxia IC 2497. Por ejemplo, muestran con gran detalle cómo se retuercen sus brazos espirales, lo que parece demostrar que todavía está en formación, y que su nacimiento se produjo por la fusión con otra galaxia hace mil millones de años.

Estos hallazgos han sido presentados en el encuentro de la Sociedad Astronómica Americana que se celebra estos días en Seattle, Washington.