Existe una relación entre los aromas corporales y la atracción entre individuos
Existe una relación entre los aromas corporales y la atracción entre individuos - Fotolia

¿Por qué debes oler antes a una posible pareja sentimental?

Las mujeres prefieren el olor determinado como «dominante», mientras que ellos pueden captar la fertilidad femenina, según la última guía de «New Scientist»

MadridActualizado:

En las primeras citas, las personas se afanan por dar una buena impresión: ropa acorde a la ocasión, peinados correctos y una amplia sonrisa. Todo para resultar atractivos y poder conquistar a quien tenemos delante. Sin embargo, hay factores que son difíciles de controlar, como los nervios que provocan que hablemos demasiado rápido o que seamos especialmente patosos en los movimientos. Y aún existe algo más indómito: nuestro olor corporal, un factor delator que según explica el nuevo libro de la revista «New Scientist» titulado « Cómo ser Humano. La guía definitiva sobre tu asombrosa existencia» (Alianza Editorial) es imposible de camuflar. Ni aunque un litro de perfume o desodorante impregne nuestros cuerpos.

Aunque parezca que los humanos nos orientamos más por la vista que por la nariz a la hora de buscar pareja, «el sentido del olfato guía nuestra existencia más de lo que nunca sospechamos», afirman desde «New Scientist». Para empezar, el hecho de que tengamos más glándulas sudoríparas apocrinas alrededor de los folículos pilosos de las axilas y de las ingles que nuestros parientes primates más cercanos hablan sobre su importancia.

Ellas los prefieren con olores dominantes...

Y no solo provocamos olores, sino que somos expertos en recibirlos: existen varios ensayos en los que se pide a diferentes hombres que duerman solo con una camiseta. En este tiempo no pueden fumar, comer alimentos fuertes, tomar alcohol ni, por supuesto, usar ningún tipo de perfume. Después se pide a mujeres (a veces también a hombres) que califiquen parámetros pertenecientes a los rasgos de personalidad. Es decir, si la camiseta que tienen delante les parecía de alguien tímido o sensible, por ejemplo. Los resultados afirman que somos bastante buenos «olisqueando» a los demás, «en especial sobre miembros del sexo contrario».

Así, la tendencia es que las mujeres elijan olores más dominantes, cuyos aromas corporales suelen estar más asociados a altos niveles de ciertas hormonas que se descomponen en moléculas capaces de influir en el olor. Curiosamente, las mujeres también tienen la capacidad de olfatear la forma del cuerpo de los hombres: experimentos como el anteriormente relatado sugieren que ellas tienden a preferir el olor de hombres con formas más simétricas, ya que los hombros anchos podrían indicar «la capacidad de soportar infecciones y otras tensiones ambientales: un signo de calidad genética», afirman desde «New Scientist».

Además, ellas tienen más facilidad para olfatear estos «perfumes naturales» cuando se encuentran ovulando, el periodo más fértil de su ciclo.

...Y ellos huelen la fertilidad

Y precisamente, de forma instintiva, los hombres también pueden captar a las mujeres que están ovulando, a pesar de que la especie humana no muestre signos externos de este proceso. «A los hombres les gusta, aunque sea de forma inconsciente. Y, por el contrario, encuentran menos atractivas a las mujeres que están menstruando», afirman. Así es como el olor a la fertilidad vuelve más atractivas a las mujeres y el olor de un cuerpo simétrico puede volver a los hombres irresistibles. «Por desgracia aún no sabemos cuáles son las sustancias químicas relevantes en cada uno de estos casos», apuntan desde la revista, que, sin embargo, sí que abre el camino hacia un «aroma de la dominancia» relacionado con grandes cantidades de androstenos, un subproducto de las hormonas esteroideas masculinas, como la testosterona.

El problema viene dado porque no produce el mismo efecto en todas las mujeres: algunas no pueden detectar estos olores y a otras les desagrada.

Mecanismos naturales contra la endogamia

Por otro lado, hay investigaciones que revelan que preferimos personas cuyos genes del complejo mayor de histocompatibilidad -llamados por las siglas CMH y que son los que se asocian a cuerpos extraños para ayudar al sistema inmunitario- son diferentes a los nuestros Esto aseguraría una protección ante virus, bacterias y otras enfermedades lo más amplia posible. Pero ¿cómo se relaciona el sistema inmunitario y el olor corporal? Aunque no está claro, se cree que «las moléculas del CMH que se expresan a través de las células de la piel influyan en qué bacterias pueden vivir en ellas y, por tanto, en los olores que generan», explican.

Esta preferencia pudo surgir cuando los humanos vivían en grupos reducidos, para evitar la endogamia y que la especie se fortificara.

No regales perfumes, no eres capaz de acertar

A pesar de todas estas «pistas» olfativas, las empresas de fragancias aún no han dado con la clave para el olor perfecto o para fabricar la «receta» del aroma personalizable. Quizá sea, según apuntan en el libro, porque el humano es muy bueno eligiendo perfumes para sí mismo, olores que complementan su propio olor corporal (y de manera totalmente inconsciente).

Sin embargo, somos bastante pésimos eligiendo aromas para otros, y puede que con la interacción con su piel (ya que el resultado final de una misma fragancia puede variar mucho de una persona a otra), el resultado sea decepcionante. «Quienes saben de esto coinciden en que lo mejor es que cada cual elija por sí mismo», concluyen desde «New Scientist».