Casa Real

La faja roja de capitán general que se remonta a los tercios

Con la llegada de los Borbones a España se cambió la antigua banda por la anudada en la cintura de la que cuelgan los cinco entorchados y las borlas

La faja roja de Capitán General
La faja roja de Capitán General - De San Bernardo

La faja roja de capitán general que Don Juan Carlos impone hoy a Felipe VI en la Sala de Audiencias del Palacio de la Zarzuela en un traspaso simbólico del mando supremo de las Fuerzas Armadas de Rey a Rey se remonta en el tiempo como distintivo de general de un ejército español «como mínimo desde el siglo XVI, desde la época de los tercios», según señalan a ABC desde el Instituto de Historia y Cultura Militar del Ejército de Tierra.

La faja en seda de rojo carmesí que se anuda por encima de la guerrera en el lado izquierdo y en cuyo sobrante cuelgan los cinco entorchados que caracterizan al Capitán General y las borlas «era en sus inicios una banda cruzada y cada país la llevaba la de un color», señala José Manuel Guerrero Acosta, teniente coronel del Instituto de Historia y Cultura Militar. «En Francia era blanca, naranja en Holanda... en España es roja porque éste era el color identificativo del país desde la época de los Reyes Católicos».

Con la llegada de los Borbones a España en 1701 tras la muerte sin descendencia del último monarca de la Casa de Austria, Carlos II, la banda pasó a convertirse en una faja que se lleva en la cintura. Felipe V, nieto de Luis XIV de Francia, fue quien trajo a España esta moda francesa que cambió la banda por la faja, no fajín. «El fajín es una faja pequeña que se lleva bajo la chaqueta», aclaran en el Instituto.

En 1815 se reguló el uso de las fajas de generales, determinando la forma de las borlas, que casi sin variaciones ha llegado hasta hoy en día. Treinta años después, en 1844, se suprimió el uso de las fajas de cualquier tipo que no fueran las de general o de Estado Mayor. Una orden ministerial del 14 de marzo de 1985 suprimió la faja para media gala, y otra del 12 de diciembre de 1989 dispuso que la faja fuese única para gala y diario, de punto de seda encarnada, con borlas de hilo de oro, flecos de seda roja y entorchados de empleo.

Don Juan Carlos impondrá la faja a Felipe VI, pero conservará la suya con los cinco entorchados ya que sigue siendo capitán general en la reserva. Solo ellos tendrán la faja roja con cinco entorchados. Hubo una excepción con el exministro de Defensa Manuel Gutiérrez Mellado, a quien a principios de los noventa se le concedió el título honorífico de capitán general y, por tanto, también pudo tener una de estas características.

La Bengala

Junto a la faja roja, otro de los símbolos del capitán general de los ejércitos es la bengala, un bastón de mando de forma cilíndrica de unos 50 centímetros con los emblemas del cargo que según los historiadores se remonta a la época romana. De uso exclusivo de los generales romanos, se utilizaba para transmitir textos encriptados. Los Reyes Católicos recuperaron la bengala como símbolo de autoridad y distintivo de mando y desde entonces se ha mantenido su uso.

Juan Carlos I recibió como regalo una Bengala con ocasión de la Pascua Militar del 6 de enero de 2001 con motivo del XXV aniversario de su proclamación. Su diseño, realizado específicamente para el monarca, incorporaba en sus empuñaduras las divisas de capitán general (dos bastones de mando cruzados y cinco estrellas de cuatro puntas), así como un escudo con los emblemas de los tres ejércitos bajo la corona real y los escudos de armas de Castilla, León, Aragón, Navarra y Granada, así como las fechas superpuestas del día de su proclamación como Rey el 22 de noviembre de 1975 y el del XXV aniversario el 22 de noviembre de 2000.

Toda la actualidad en portada