Prensky
Prensky - josé ramón ladra
Marc Prensky

«Los profesores de hoy deberían eliminar las clases magistrales»

Entrevista con el creador de los términos «nativo» e «inmigrante digital»

Actualizado:

A pocos les sonará el nombre de Marc Prensky, cosa que no ocurre con los términos que este profesor británico acuñó hace unos años: «nativo» e «inmigrante digital». Es decir, los nacidos antes o después de que internet inundara la vida de ambas generaciones. La convivencia no es fácil. Y menos en educación, donde suele ocurrir que los «nativos» son enseñados por «inmigrantes». De como enseñar a los primeros habla el libro presentado recientemente en Madrid por Prensky, considerado como uno de los pensadores más influyentes en el ámbito de la educación internacional. «La realidad en la que viven los niños y jóvenes es cada vez más cambiante, incierta, compleja y ambigua. Así, por ejemplo, más de la mitad de los puuestos de trabajo que existirán en el mundo los próximos años ni siquiera existen en al actualidad. Y esa generación de alumnos es la que ahora enseñamos y está en las clases», explica este docente, escritor, asesor, orador, y autor de «Enseñar a nativos digitales» (SM).

—¿Hacia dónde debería ir, según usted, el cambio de modelo educativo?

—Debemos progresar en la educación no añadiendo pequeños remedios —tecnológicos o de otro tipo—a lo que actualmente enseñamos, sino volviendo a recuperar lo esencial que las personas necesitan para ser exitosas: un pensamiento eficaz, una acción efectiva y una realización efectiva.

—Usted propone un nuevo modelo pedagógico para conseguir esto. ¿Puede explicarlo?

—El nuevo modelo de pedagogía debe ser más intuitivo, basado en la «coasociación», y donde el profesor no da ninguna teoría. Más que dar una clase magistral o incluso explicar, el profesor solo necesita dar a los alumnos, en una amplia gama de formas interesantes, preguntas que responder y, en algunos casos, sugerencias de posibles herramientas y lugares para empezar y proceder. En definitiva, se trata de que los alumnos se especialicen en la búsqueda y presentación de contenidos a través de la tecnología, mientras que los profesores se ocupan de guiar a los estudiantes, proporcionándoles preguntas y contextos, diseñando el proceso de aprendizaje y garantizando su calidad.

—¿En qué lugar queda el contenido de la educación formal, teórica o de instrucción directa... el conocimiento?

—Se cubre el curriculum obligatorio porque las preguntas que responden los alumnos son las que necesitan conocer.

—¿Usted está seguro de que la coasociación puede funcionar con los curricula obligatorios actuales?

—Si, pero requeriría volver a pensar en esos currícula por parte de los profesores desde el nfoque del libro de tipo «este es el material curricular que hay que aprender» hacia un enfoque de «preguntas-guía» a las que los alumnos tienen que encontrar espuesta.

—Pero... Algunos contenidos requerirán clases de teoría pura y dura.

—Creo que la «coasociación» se puede hacer en cualquier campo y con cualquier material curricular. Pero insisto, lo que sí requiere es una nueva perspectiva.

—¿Qué le diría a un profesor interesado y dispuesto a eliminar las clases de teoría?

—Que pregunte en clase si habla demasiado o más de lo necesario. Que pida sugerencias sobre cómo se podría reducir la cantidad de tiempo que da clases teóricas. Seguramente se sorprenderá de sus respuestas. Es evidente que un salto tan grande en pedagogía no es un cambio que se pueda hacer de la noche a la mañana. Se trata en realidad de un cambio gradual que puede llevar años perfeccionar. Pero se puede hacer. Y debe realizarse para que los alumnos del siglo XXI tengan la educación que necesitan y que merecen. La buena noticia es que actualmente hay un gran cantidad de profesores. que están aplicando la «coasociación» feliz y eficázmente todos los días con sus alumnos.

—Usted habla de motivar a los alumnos. ¿Es que ha cambiado su capacidad de atención?

—No, su capacidad de atención no ha cambiado, pero si su tolerancia y sus necesidades. No quieren charlas teóricas. Quieren que se les respete, se confíe en ellos, y que sus opiniones se valoren y se tengan en cuenta. quieren crear, usando las herramientas de su tiempo, conectar con sus iguales para expresar y compartir sus opiniones en clase y alrededor del mundo... En definitiva, quieren una educación que no sea únicamente relevante, sino conectada con la realidad. Los estudiantes de hoy viven en un mundo en el que las cosas cambian extremadamente rápido, a diario y de manera excepcional. Por ello hay que motivar a cada joven a que aprenda a través de su propia pasión y enseñar para el futuro.

«Enseñar a nativos digitales» (SM)