Magnolia Cake

Lo más nuevo en postres: desde el helado nube hasta el gel de coco

Cinco direcciones de Madrid donde probar las tendencias más dulces y novedosas

Actualizado:

Ya hemos recibido un adelanto. Pero lo mejor está por llegar. La primavera ya asoma con su alegría que se contagia hasta la carta de postres, que sienten la dulce llamada. Desde helados a las torrijas, estos son los que van a marcar la estación.

Es el primer Viernes de Cuaresma y ya huele a torrijas. Una de las imprescindibles es la de Ricard Camarena, que en Madrid disfrutamos en su Canalla Bistró. Protagonista de su carta, está hecha a base de pan de brioche con una triple fermentación empapada en leche, nata, leche evaporada, yemas de huevo, azúcar, vainilla, canela y limón, cocinada al horno, caramelizada y presentada con helado de mantecado.

Helado nube, pura fantasía, en Ice & Dreams
Helado nube, pura fantasía, en Ice & Dreams

Bacira ha decidido ampliar su carta de postres con novedades. A su clásica torrija caramelizada con sopa de vainilla y lemon grass con helado de canela, suma caramelo acompotado de papaya, tofu de chocolate con cinco especias chinas, gel de coco, vainilla y helado de papaya; adaptación 2.0 de la «carrot cake»: bizcocho de zanahoria, crema queso y helado de zanahoria asada; «brownie» de chocolate con nueces, helado de jengibre y crujiente de nibs de cacao, y «soufflé» de chocolate con frutos secos garrapiñados y helado de mango. Ahí es nada.

Ha sido tal el éxito cosechado por la tarta de queso de Carbón Negro, que ahora se puede encargar para llevar a casa. Cremosa, ligeramente líquida en el centro y tostada en la superficie, se vende entera (diez porciones) siempre que se realice el pedido con 24 horas de antelación.

También es difícil resistirse a los helados de Ice & Dreams. Su especialidad son los helados nube, que se sirven en un cono, envuelto en un esponjoso algodón de azúcar. Los diferentes siropes y «toppings» hacen que cada elección se convierta en pura fantasía.

Y un último apunte que está por llegar. Del 21 de marzo hasta el 14 de abril Seagram’s New York Hotel se instala en el Gran Hotel Inglés y con él viene el primer «pop up» de Magnolia Cake en Europa. La pastelería, que alcanzó fama mundial gracias a Sexo en Nueva York, sirve aquí el pudin de plátano, las «cookies» o el «cupcake» de vainilla con crema pastelera rosa que volvía loca a Carrie Bradshaw.