Día de la Tarta de Zanahoria

Cómo hacer una tarta de zanahoria, postre de moda con mucha historia

El 3 de febrero se celebra el Día Internacional de la Tarta de Zanahoria, un dulce que en España no se conocía hasta hace unos años

Actualizado:

Si existen el Día Mundial del Número Pi o el Día Mundial de los Patitos de Goma porqué no celebrar, -el 3 de febrero-, el Día de la Tarta de Zanahoria, un dulce que en España solo se veía en las películas americanas pero cuyo verdadero origen es británico y que en los últimos años se ha convertido en el postre de moda en las cafeterías y restaurantes españoles.

Aunque pueda parecer extraño, la zanahoria se ha usado en pastelería desde la Edad Media, época en la que los endulzantes eran escasos y caros, algo que también sucedía en época de guerras como la II Guerra Mundial, momento en que se origina este postre a base de zanahoria. Moncho López, alma mater de las panaderías y cofee bakeries Levadura Madre y experto en este postre asegura que, «durante la Guerra el azúcar era un ingrediente muy escaso y muy caro, por ello en la elaboración de algunos dulces lo sustituyeron por un vegetal con una capacidad edulcorante muy alta como es la zanahoria. Con ello, lograron un bizcocho dulce, bastante húmedo y sin sabor a zanahoria. Lo de hacerlo en capas, añadirle frostings y rellenos vino después».

Hay una receta diferente para «carrot cake», con nueces, con pistachos, con piña, con mucho frosting de queso, con una crema muy ligera pero lo que seguro encontrarás son estas tres especias: canela, jengibre y nuez moscada «ahí está una de las claves de la receta, en saber encontrar el sutil equilibrio entre las tres, porque todas ellas tienen mucho sabor y si nos pasamos de alguna, nos cargamos el bizcocho» explica Moncho López. En Levadura Madre preparan la tarta de zanahoria con varias capas con frosting de queso crema elaborado a base de mantequilla, queso y azúcar para que mantenga bien la humedad. Por otra parte, en la cadena de hamburgueserías gourmet Timesburg la sirven sin capas y con una crema muy ligera que no llega a cubrir todo el bizcocho: «es el punto dulce al final de la comida, pero sin llenar ni empalagar».