La estación de esquí privada que busca comprador

Fiddlehead Mountain, en Canadá, cuenta con un chalé de montaña y cinco pistas de uso particular

Actualizado:

Levantarse por la mañana y calzarse los esquís es algo habitual en estas fechas del año en que muchos aficionados al deporte blanco disfrutan de unos días de nieve. Lo que ya no es tan corriente es tener una estación de esquí en tu misma propiedad y deslizarte por pistas azules, rojas, verdes o negras sin tener que esperar colas o esquivar personas. Este sueño de muchos está a la venta en el corazón de Muskoka, el principal parque recreativo de Ontario (Canadá) a pocos minutos de la ciudad de Huntsville.

Fiddlehead Mountain busca un nuevo dueño. Y es que el que fuera un popular destino de esquí alpino para los estudiantes y los atletas olímpicos a mediados del siglo XX fue comprado hace 15 años por una pareja de nostálgicos que la rehabilitaron y pusieron en marcha para uso particular construyendo un nuevo chalé de montaña lleno de luz e impresionantes vistas de los alrededores.

La propiedad, de 123 hectáreas, cuenta con su propia colina privada de esquí con cinco pistas, un remodelado y actualizado remolque y una máquinas para tratar la nieve además de un gran estanque -que se convierte en pista de patinaje en invierno-, una piscina para verano y senderos accesibles para caminar por la nieve.

El refugio de montaña tienen 245 metros cuadrados repartidos en cinco dormitorios, una suite de nivel inferior totalmente equipada, baños, una cocina gourmet y bodega. Además de un gran salón de viagas de madera que conduce a una terraza privada que invita a relajarse al aire libre.