ABC

Salud y fitness

Guía para elegir la zapatilla de running perfecta

La forma de la pisada, el terreno o la distancia influyen en la elección del mejor calzado para correr

Correr requiere de un calzado específico - Salomon
ActualizadoMaría AguirreMaría Aguirre ColaboradorSeguirLeer despuésCompartir
Enviar noticia por correo electrónico

Iniciarse en el running parece sencillo. No se necesita acompañante, ni apuntarse a un gimnasio o adquirir un sofisticado equipamiento; basta con tener fuerza de voluntad, atarse los cordones y empezar a trotar. Pero lo cierto es que salir a correr como pollo sin cabeza termina siendo un error con consecuencias. La falta de forma física o el desconocimiento del terreno son factores que influyen negativamente en la iniciación en esta disciplina.

Si hay algo que genera mayores dudas entre los corredores amateurs es la elección del calzado. Primero porque la moda a veces puede jugar una mala pasada al tentar con diseños atractivos que pueden estar pensados para el "streetwear" y no para la práctica deportiva; y segundo porque correr con una zapatilla que no sea la adecuada puede ser más perjudicial de lo que se cree.

Los riesgos, como advierte el técnico de producto de Adidas Óscar Castro, son evidentes: “Incluso en casos extremos puedes producirte una lesión por accidente, como en el caso de utilizar zapatillas de asfalto en la montaña, o por utilizar una zapatilla que no se adapte a tu pisada y provoque una sobrecarga por uso continuado”.

Existen casi tantos tipos de zapatillas como de corredores, de ahí que sean principalmente tres las variables a tener en cuenta a la hora de encontrar el modelo perfecto: el uso que se las va a dar, el tipo de pisada del que vaya a llevarlas y el lugar por el que lo hará.

¿Por qué terreno vas a correr?

Uno de los grandes errores que se cometen es no pensar dónde se va a pisar. Aunque existen zapatillas para principiantes que pueden adaptarse a varias superficies, lo recomendable es utilizar específicas en función del suelo. Porque no todo es asfalto. Y no, tampoco es lo mismo correr por la calle que sobre una cinta o en pista.

La montaña también es una de las superficies estrella para practicar este deporte y requiere de una equipación específica, como explica Biel Ràfols, team manager de Salomon: “Las zapatillas tienen algunas diferencias esenciales, sobre todo en la suela y en los materiales que se usan. Por ejemplo, una zapatilla para hacer alpinismo ligero tendrá una suela que permita escalar y un recubrimiento para la nieve. Una zapatilla de swim rum tendrá un tejido muy fino para evacuar rápidamente el agua y otras para terrenos más técnicos quizás tendrán una mayor sujeción para nuestros tobillos. Como decíamos, es muy importante saber para qué queremos la zapatilla para entonces usar la que se adecúe mejor a cada circunstancia”. 

En el caso del trail running, “es importante que la suela tenga más taco y amortiguación que una zapatilla de running normal, porque nos vamos a encontrar con terrenos diferentes al asfalto como barro, piedras, nieve, hierba... Además, la suela también tiene que ser más dura, para que no nos clavemos piedras, ramas u otros elementos del medio natural. Finalmente, es importante también que nos sujete bien el pie, ya que cuando nos movemos por zonas técnicas el pie siempre debe estar pegado a la zapatilla”, recomienda Ràfols.

En este sentido, también es conveniente tener en cuenta el clima que va a hacer durante las carreras, ya que la lluvia o el hielo, por ejemplo, demandarán en la suela una adherencia mayor que si hablamos de una salida con temperatura cálida.

Vigila la forma en la que pisas

Existen dos tipos de pisadas que dividen a las personas entre pronadores y supinadores. En el primer caso, el pie rota hacia el interior en el momento de apoyarse para coger impulso, por lo que requiere de una zapatilla que proporcione sujeción y estabilidad, mientras que en el supinador ocurre lo mismo pero hacia fuera y necesita amortiguación para evitar los impactos. También están los neutrales, que tienen la suerte de tener menos problemas en sus extremidades por lo que demandan menos especificaciones.

Para salir de dudas sobre a qué grupo se pertenece, “lo ideal es acudir a un profesional titulado, un podólogo deportivo y realizarse un estudio biomecánico. Otra opción es ir a una tienda especializada para saber cómo pisas pero, cuidado, que en algún caso los estudios que ofrecen son poco fiables”, advierten desde Adidas.

La frecuencia también importa

¿Cuántos días a la semana saldremos a correr? ¿A qué distancias nos enfrentaremos? Son dos preguntas básicas que hay que responder a la hora de elegir el calzado. “Si no eres deportista habitual, una prueba de esfuerzo te ayudará a saber el punto de partida a tus entrenos y hasta donde puedes llegar, para que el correr sea un placer y nunca un riesgo”, recomienda Castro.

“Una vez sabes tu punto de partida podrás ir añadiendo tiempo y días a tu entreno semanal, siempre adaptándolo a tu objetivo: mantener la forma, hacer un 10k, una media maratón, maratón, carreras de montaña, ultras… lo fundamental es no tener prisa y empezar por objetivos asequibles, así no pondrás en riesgo tu salud ni te desilusionarás por no alcanzar un objetivo demasiado ambicioso”, prosigue. Siguiendo esta máxima, deberás buscar un mayor grado de confort y amortiguación en base a la frecuencia de tu entrenamiento.

Es importante que la zapatilla sea adecuada para el terreno elegido
Es importante que la zapatilla sea adecuada para el terreno elegido - Salomon

Por último, no hay que olvidar fijarse en algo fundamental: la talla. “Lo más importante es que la zapatilla sea cómoda y que el pie quede sujeto”, cuenta el team manager de Salomon. Lo mejor es hacerte con un par que no quede ni muy justo ni muy holgado, para evitar la aparición de ampollas. Y, fundamental, probarlo con los calcetines que vayas a utilizar para correr.

Pero, ¿cómo saber qué modelo se adapta mejor a tu pie? “No hay un método científico, así que lo mejor es probarla y ver cuáles son las sensaciones. Hay que vigilar especialmente que esas zapatillas no nos puedan causar ninguna lesión, por lo que si tenemos muchas dudas lo mejor es consultar a un especialista para que nos pueda aconsejar”, concluye Ràfols.

Top Summum

  1. 1

    Siete marcas de electrodomésticos de lujo que deberías conocer

  2. 2

    El crucero de 1.000 millones con sello español

  3. 3

    Los astronómicos sueldos del clan Kardashian por cada post en Instagram

  4. 4

    El nuevo yate-limusina de 117 millones de euros

  5. 5

    El extravagante jet privado de Kylie Jenner

  6. 6

    El puerto más lujoso de Europa está en España

  7. 7

    Cómo vestir con estilo para una barbacoa de verano

  8. 8

    Famosas desnudas rodeadas de lujo, la última tendencia en Instagram

  9. 9

    El mejor vino del mundo de 2019 es un vino de Jerez

  10. 10

    Un café que promete acabar con la celulitis

  1. 1

    El extravagante jet privado de Kylie Jenner

  2. 2

    Un café que promete acabar con la celulitis

  3. 3

    Siete marcas de electrodomésticos de lujo que deberías conocer

  4. 4

    Cómo vestir con estilo para una barbacoa de verano

  5. 5

    El nuevo yate-limusina de 117 millones de euros

  6. 6

    El crucero de 1.000 millones con sello español

  7. 7

    Ir de vacaciones a la Luna ya es posible

  8. 8

    Diez chefs que todo buen 'foodie' debería conocer

  9. 9

    El "club" Ferrari: más exclusivo que nunca

  10. 10

    Cómo de corto (o largo) debería ser tu bañador este verano