Navarra garantizará la asistencia sanitaria a los inmigrantes irregulares
La presidenta del Gobierno foral, Yolanda Barcina - efe

Navarra garantizará la asistencia sanitaria a los inmigrantes irregulares

Eso sí, deberán acreditar una serie de requisitos para que les resulte gratuita

pamplona Actualizado:

Los inmigrantes irregulares que residan en Navarra continuarán siendo atendidos gratuitamente una vez que entre en vigor la normativa nacional que les deje fuera del Sistema Nacional de Salud. Para ello deberán acreditar, al menos, un año de residencia en la Comunidad foral, que no tienen recursos económicos y que no cuentan con antecedentes penales.

En principio, el departamento de Salud aplicará la nueva normativa según la cual se crean dos tasas para los inmigrantes. Pero quienes certifiquen los requisitos anteriores recibirán una ayuda o subvención por valor de estas tasas.

Deberán acreditar un año de residencia en la Comunidad foral

Las tasas que se establecen en Navarra se ajustan a los costes reales del sistema sanitario foral. Así las personas entre 18 y 64 años tendrán que pagar 764,46 euros en vez de los 710,40 establecidos por el Sistema Nacional de Salud y los mayores de 65 años abonarán 2.675,62 frente a los 1.864,80 establecidos a nivel nacional.

Así pues, quienes certifiquen no tener ingresos superiores al Indicador Público de Renta a Efectos Múltiples (IPREM) fijado en 532,51 euros mensuales, tendrán atención gratuita ya que el departamento de Políticas Sociales abonará las tasas.

La atención sanitaria queda así garantizada en todo tipo de centros y especialidades, así como la prestación farmacéutica y el transporte sanitario.

Según el Observatorio de la Inmigración, en Navarra hay 3.650 inmigrantes ilegales, de los que 1.500 son menores y tienen la asistencia garantizada por ley. De los 2150 restantes, sólo 20 son mayores de 65 años y el resto, 2130 cuentan con una edad entre 18 y 64 años. Con estos datos, el departamento de Políticas Sociales habilitará una línea de ayudas que supondrá un desembolso de 1.684.000 euros para las arcas forales.