Yeap Ben Har muestra los materiales que recomienda usar en clase
Yeap Ben Har muestra los materiales que recomienda usar en clase - ERNESTO AGUDO

«Los alumnos que no tengan una buena base de Matemáticas fracasarán»

El profesor Yeap Ban Har llega a España para explicar a los docentes el exitoso «método Singapur»

MADRIDActualizado:

En el aula los niños manipulan una balanza, un metro y varias piezas de colores muy parecidas a las de Lego. Estas últimas, unidas entre sí, se han convertido en un «depósito de agua» que consta de tres partes iguales, cada una tiene 1.200 litros. Se le quita una tercera parte, luego otra y queda solo una. Después de todo este proceso, y no antes, la profesora interviene y pregunta: «¿Qué capacidad tiene el depósito en total?».

Los problemas matemáticos ya no están en el libro y los niños no tienen que ir a la página X para hacerlos individualmente mientras intentan recordar cómo sumar y restar y dar con el resultado. Ahora «manipulan» las Matemáticas. En definitiva, las piensan.

La apuesta por la reflexión en esta asignatura que tanta reticencia genera en los alumnos es la «norma» en las aulas de Singapur. Uno de sus mentores, Yeap Ban Har, profesor, director de dos escuelas en Singapur y Tailandia y doctor en Educación Matemática se dirigió ayer en Madrid a 250 profesores (aunque también visitará País Vasco) que quieren incorporar esta metodología en sus clases. «Hay una tradición de enseñanza de las Matemáticas que no motiva el pensamiento. Por ejemplo, cuando los profesores piden que los alumnos memoricen una fórmula o sigan pasos ciegamente. Cuando las Matemáticas no se aprenden pensando se vuelven muy difíciles. El fracaso está relacionado con la falta de pensamiento», explicó Ban Har a ABC.

Este método no es nuevo. Se desarrolló en el país asiático en los años 80 y responde a una filosofía que defiende que la «escuela del pensamiento» da como fruto una «nación que aprende». El éxito de los estudiantes singapurenses podría estar explicado, en parte, por esta pedagogía. En el último informe PISA (2015), en el que se evaluó a 540.000 alumnos de 15 años de 72 países, los alumnos de Singapur encabezaron la lista en Matemáticas, pero también en Lectura y Ciencias.

Ahora, España quiere exportar el «método Singapur». De hecho, ya son unos 300 colegios que usan en las aulas el razonamiento, la cooperación, la aplicación de problemas a la vida diaria y la verbalización. «Esto último es importante porque es típico escuchar a los alumnos -y hasta a algunos adultos- decir: «Esto lo sé pero no sé cómo expresarlo»», explica Aurora Martínez, directora del colegio Los Agustinianos de Madrid, que ha aplicado este método por segundo curso consecutivo.

La comprensión lectora y oral es lo que permite que el «método Singapur» pueda ser aplicado a otras asignaturas, tal como se hace en el país asiático. «Piensa infinito», de la editorial SM es la solución educativa que se ofrece en los colegios y que incluye libros de texto, y también materiales con los que entender las Matemáticas apostando por la creatividad y la obtención de resultados a través de varios caminos, no solo uno. «Es como hacer mates pero pasándonoslo bien», dice David, alumno de 3º de Primaria del colegio Los Agustianos. «Antes me costaba entenderlo porque tenía que imaginármelo; ahora, que usamos bloques y diagramas, es más fácil», dice Patricia, de su misma clase y de 8 años.

En cuanto a las diferencias de rendimiento en nuestro país, Yeap Ben Har las atribuye a el uso de diferentes lenguas, curriculums e, incluso, económicas de cada región. Sin embargo, lo importante para él es que haya uniformidad en la enseñanza de las Matemáticas: «España debe procurar que en todas las regiones los profesores enseñen bien las Matemáticas».

Importantes para sobrevivir

Yeap Ban Har defiende la importancia de las Matemáticas como base para desarrollar el pensamiento abstracto que, sin embargo, entiende que también puede aprenderse a través de otras disciplinas como la Filosofía. Sin embargo, sostiene que deben adquirirse conocimientos matemáticos aunque estos terminen en la escuela porque son fundamentales para la vida. «Es importante estar familiarizados con ciertos conceptos y estar cómodos con los números porque sirven para leer noticias, entender estadísticas, hacer operaciones en el banco, etc».

Eso sí, advierte de que el alumno que en el futuro quiera estudiar en el campo de las ciencias, la tecnología, la ingeniería... (las conocidas como STEM) requerirán de una buena formación para sobrevivir. «Sin una buena base en Matemáticas los alumnos que quieran hacer carreras STEM no tendrán oportunidades. No hay que olvidar que el mundo está cada vez más tecnologizado y, en este sentido, las Matemáticas son más importantes que nunca».