Denuncian que un instituto de Mallorca ejerce un «estricto control» para «eliminar el español del centro»

«Hablamos Español» presenta una queja ante el Defensor del Pueblo tras analizar el proyecto lingüístico del IES Pau Casesnoves

Actualizado:

La entidad «Hablamos Español» ha presentado una queja ante el Defensor del Pueblo para denunciar que un instituto de enseñanza secundaria de Mallorca, el IES Pau Casesnoves, ubicado en el municipio de Inca, ejerce un «estricto control» para «eliminar el español del centro». La citada entidad, que preside Gloria Lago, no sólo ha analizado el proyecto lingüístico del centro, sino que además ha constatado también que en el pasillo de acceso a la sala de profesores hay sendos carteles en los que se recalca que «toda la enseñanza se tiene que hacer en catalán». Así consta literalmente en el primero de ambos carteles.

En el segundo cartel se especifica que «eso implica» cuatro directrices, que son: «Dirigirnos, siempre y en toda situación, a los alumnos en catalán. Pedir siempre —dentro y fuera del aula— a los alumnos que se dirijan a nosotros en catalán. Emplear el libro de texto y el material en catalán. Exigir que todos los escritos —apuntes, controles y trabajos— se redacten en catalán». En ese contexto, fuentes oficiales de la Consejería de Educación, que dirige el socialista Martí March, indicaron ayer lunes a ABC que los citados carteles habrían sido colocados hace ya cuatro o cinco años. Dichas fuentes señalaron también que el 80% de los alumnos del centro son castellanohablantes.

Por su parte, como se ha indicado, «Hablamos Español» denuncia que en el proyecto lingüístico del IES Pau Casesnoves «no sólo se reconoce que se está sometiendo a los alumnos a una inmersión total en catalán», sino que se incluyen además ciertas exigencias que han llevado a la entidad a formular la citada queja ante el Defensor del Pueblo, «por vulneración de derechos lingüísticos y una clara extralimitación en lo que se ha dado en llamar “normalización lingüística”».

«En el proyecto lingüístico de este instituto de Inca se hace constar que el catalán es la única lengua vehicular y la única lengua administrativa del centro, la única para ser usada en rotulación, comunicaciones y en actividades culturales y extraescolares. Es una aberración sin parangón en el mundo civilizado que una lengua oficial sea eliminada en el ámbito oficial, por mucho que se quiera promocionar otra lengua», lamenta la mencionada entidad.

Inmersión lingüística

Cabe recordar que en la presente legislatura ha gobernado en Baleares la socialista Francina Armengol, que ha contado en su Ejecutivo con consejeros autonómicos de la formación ecosoberanista MÉS por Mallorca. Además, Armengol ha podido contar con el apoyo parlamentario externo estable de MÉS por Menorca y de Podemos. En relación al modelo educativo que ha estado vigente a la largo de este último mandato, Armengol ha mantenido y ampliado el modelo de inmersión lingüística implantado hace veinte años por el popular Jaume Matas, quien siendo presidente autonómico puso en marcha en 1997 el llamado Decreto de Mínimos.

El citado decreto establecía que la lengua vehicular en los colegios públicos y concertados sería el catalán. Además, obligaba a impartir en catalán al menos el 50% de las clases, sin que estuviera estipulado un máximo de horas lectivas en dicha lengua. Por tanto, salvo en el caso de las clases de Lengua Española y de Inglés, todas las asignaturas podían ser impartidas en catalán. Las citadas medidas acabaron favoreciendo de facto la inmersión lingüística en Baleares, aunque como tal no estuviera explícitamente recogida en el citado decreto. El sucesor de Matas al frente de la Comunidad, el socialista Francesc Antich, mantuvo el Decreto de Mínimos, que sólo dejó de estar vigente en la pasada legislatura, con el entonces popular -hoy en Cs- José Ramón Bauzá como presidente autonómico.

Bauzá impulsó el Tratamiento Integrado de Lenguas (TIL), decreto que preveía la implantación progresiva de un sistema de enseñanza trilingüe en los centros escolares de Baleares, con el inglés o el alemán como tercera lengua, compartiendo horas lectivas con el castellano y el catalán. Esta iniciativa iba a suponer, además, en la práctica, el final de la inmersión lingüística. El TIL sólo se aplicó finalmente en los cursos 2013-2014 y 2014-2015. Tras los comicios autonómicos de mayo de 2015, Armengol relevó a Bauzá al frente de la Comunidad. Una de las primeras decisiones adoptadas por la nueva presidenta fue la derogación del TIL y la reimplantación del Decreto de Mínimos.

Precisamente, la aplicación del Decreto de Mínimos estaría siendo extrema en el IES Pau Casesnoves. «Se exige a los profesores de todas las asignaturas que se tenga en cuenta de forma muy significativa la expresión en catalán a la hora de calificar a los alumnos», denuncia también «Hablamos Español». La entidad recuerda, además, que si bien «las asignaturas de lenguas se han de impartir en la lengua respectiva», en el citado instituto el material de las asignaturas lingüísticas y las intervenciones de los profesores tienen «como referencia» el catalán. Por último, «Hablamos Español» critica el uso de determinados términos en una encuesta lingüística realizada en el IES Pau Casesnoves para conocer el grado de uso y estima del catalán. Así, para referirse por ejemplo al lugar de nacimiento de los alumnos, en dicha encuesta se utilizan cuatro ítems diferenciados: «Países de habla catalana», «Estado español», «Europa» y «Otros».

En ese contexto, la presidenta de «Hablamos Español» explicó este lunes a ABC que la entidad que dirige está preparando un estudio lingüístico relativo a todas las comunidades autónomas, para denunciar los posibles incumplimientos de la normativa que puedan estar dándose en algunas regiones españolas.