Begoña Gómez, flanqueda por los ministros Luis Planes, Grande-Marlaska, Delgado y Calvo
Begoña Gómez, flanqueda por los ministros Luis Planes, Grande-Marlaska, Delgado y Calvo - GUILLERMO NAVARRO

Begoña Gómez se une a las ministras y clama contra el PP

La esposa de Sánchez coreó las consignas para atacar a la oposición en la marcha

MADRIDActualizado:

Las ministras del Gobierno de Sánchez se echaron a la calle para participar en una manifestación del 8-M que, en teoría, no iba a estar politizada, o eso dijeron. Con Carmen Calvo al frente, las ministras se pusieron detrás de las pancartas y entre botes y aplausos empezar a corear consignas contra el Partido Popular. Entre ellas se situó la esposa de Pedro Sánchez, Begoña Gómez, que participó activamente en la marcha y gritó como la que más contra los populares.

Gómez, que es militante del PSOE, pero no tiene cargo público, tuvo un lugar preferente entre Calvo e Isabel Celáa detrás de la pancarta, y al frente del bloque socialista, donde no faltó Adriana Lastra. La esposa del presidente, que ha acaparado protagonismo desde su llegada a La Moncloa, tanto en actos políticos en España como en los viajes oficiales al exterior, participó también en el vídeo del PSOE para apoyar las movilizaciones de este 8-M.

Entre las consignas que coreó Begoña Gómez, con un entusiasmo visible, entre fuertes palmas y en un ambiente claramente caldeado contra los populares, se escucharon algunas contra el PP y Ciudadanos como las siguientes: «¡Dónde están, no se ven, las banderas del PP!» o «¡Feminismo liberal, ridículo total!». Las manifestantes también clamaron contra el « patriarcado».

En otras manifestaciones

Desde el PSOE se recordó que Gómez ha participado en manifestaciones feministas anteriores -también en la del año pasado-, aunque esta es la primera vez desde que Sánchez es presidente y se manifestó como si fuera un miembro del Gobierno más. Tanto desde Ferraz como desde Moncloa se rechazó dar ninguna explicación oficial «a la presencia de una persona en una manifestación». Desde Moncloa, no obstante, se apuntó a que su presencia junto a la mayoría de ministras era «lo más operativo» desde el punto de vista de la seguridad, según informa V. Ruiz Almirón.

En el PP comprobaron cómo las ministras politizaron la manifestación de las mujeres, con la presencia de la esposa del presidente: «Va en la línea del PSOE usar el feminismo como arma arrojadiza contra el PP. Otro acto electoral más», señalaron fuentes del partido.

Fuentes de la dirección del PP defendieron que su partido está «al lado de la reivindicación, de todo lo que aún queda por hacer». Sobre los gritos de las ministras y Gómez contra el PP, las fuentes consultadas comentaron: «Los que hoy increpan, boicotean actos y señalan, no trabajan por las mujeres sino por la confrontación, y España necesita más discursos de consensos y objetivos compartidos que nos permitan alcanzar nuevas conquistas sociales, en lugar de apelar siempre a la división como forma de agitación política».

«Gracias a Sánchez y sus ministras se han ido más mujeres al paro que las que se manifestaron en Madrid. Ya podrían hacer más por la mujer desde el Consejo de Ministros que detrás de una pancarta», se advirtió en el PP. Desde Ciudadanos se evitó hacer comentarios sobre la manifestación y sus participantes.

«Se confuden»

En declaraciones a la prensa antes del inicio de la marcha, la vicepresidenta se despachó contra el PP y Cs, al afirmar que «se confunden con el feminismo, no lo reconocen, ni lo entienden, ni lo respetan». «Este no es su sitio. Es el problema que tienen las derechas, que nunca han contado con nosotras y ahora no saben qué hacer, ni dónde colocarnos. Están absolutamente descolocados. Por eso, no están aquí, ni los esperamos. No saben cómo manejar este asunto», dijo Calvo.