Un operario de limpieza extrae objetos del apartamento donde residió el ciudadano liberiano contagiado de ébola antes de ingresar en el hospital de Dallas
Un operario de limpieza extrae objetos del apartamento donde residió el ciudadano liberiano contagiado de ébola antes de ingresar en el hospital de Dallas - fotos: afp
el virus, en ee.uu.

Muere el paciente infectado por ébola en Texas, el liberiano Eric Duncan

Un portavoz del hospital de Dallas confirma el fallecimiento

Actualizado:

El paciente liberiano ingresado por ébola en un hospital de Dallas (Texas), Thomas Eric Duncan, ha fallecido a consecuencia de la enfermedad, según ha informado el propio centro médico. El de Duncan fue el primer caso del virus diagnosticado fuera de África.

Duncan llegó a Estados Unidos el 20 de septiembre, aunque no desarrolló los síntomas hasta el día 24. Dos días después, acudió al médico, pero volvió a su casa con una receta de antibióticos y no fue hasta el día 26 cuando quedó en aislamiento.

El paciente había recibido en los últimos días el medicamento Brincidofovir, desarrollado por Chimerix Inc y probado en más de mil pacientes sin aparente riesgo. Sin embargo, su estado de salud había ido empeorando y permanecía con ventilación asistida.

«Con profunda tristeza y sentida decepción, informamos de la muerte de Thomas Eric Duncan esta mañana a las 7.51», ha anunciado un portavoz médico, Wendell Watson, en un comunicado. «Los profesionales, los médicos y enfermeras de la unidad, así como toda la comunidad del Hospital Presbiteriano de Salud de Texas, lamentan esta pérdida», ha añadido.

Duncan contrajo el virus en Liberia, al estar en contacto con una persona enferma. Sin embargo, al abandonar el país ocultó esta relación, lo que llevó a las autoridades liberianas a amenazar con el procesamiento si el paciente finalmente se recuperaraba.

Según el informe médico del Hospital Presbiteriano de Dallas, el paciente "sucumbió a la enfermedad maliciosa del ébola" a las 07.51 hora local (12.51 GMT), tras "librar con valentía la batalla". Duncan fue el primer caso de ébola diagnosticado fuera de África Occidental y también es la primera víctima mortal del virus en Estados Unidos.

El fallecido llegó al país el pasado 20 de septiembre y a los pocos días se le manifestaron los primeros síntomas de virus que, al parecer, había contraído en su Liberia natal cuando ayudó a trasladar a una vecina enferma de ébola a un centro médico. En un principio Duncan no fue aislado y los médicos le dejaron volver a casa y aplicarse antibióticos, sin tener en cuenta que venía de África Occidental, pero tres días después el paciente regresó al hospital con los síntomas más avanzados.

Desde que empeoró su situación el fin de semana, el hospital le suministró un tratamiento experimental, el fármaco antiviral brincidofovir, fabricado por el laboratorio estadounidense Chimerix, con sede en Durham (Carolina del Norte).

El coste del ébola y solo en tres países

El presidente estadounidense, Barack Obama, participa también en una conferencia telefónica con autoridades locales y estatales para comentar la respuesta de su Administración al brote de ébola en África Occidental. Por su parte, el Banco Mundial presentó un informe en el que calcula el posible efecto económico de que el brote, ahora concentrado en Sierra Leona, Liberia y Guinea Conakry, se extienda a otros países de África Occidental, y que asciende a 32.000 millones de dólares para finales de 2015.

En Texas, mientras tanto, las autoridades mantienen vigiladas a 48 personas que tuvieron contacto con Duncan antes de ser ingresado, diez de ellas con un "mayor riesgo" de haber contraído el ébola al ser más cercanas al fallecido.

Aunque ninguna ha mostrado por el momento síntomas del virus, todavía no se pueden descartar nuevos casos de aquí a diez días.

También un médico que había sido internado en un centro de la red de Institutos Nacionales de la Salud, en Bethesda, en el área metropolitana de Washington, tras una exposición de "alto riesgo" por pincharse con una aguja en una unidad de cuidados de esta enfermedad en Sierra Leona, fue enviado a su casa, aunque continuará en observación en su domicilio, según informó la institución.

Vigilancia en los vuelos

Tras este caso, que desató la alarma en el país comandado por Obama, la Casa Blanca ordenó que todos los aeropuertos de Estados Unidos comenzaran a tomar la temperatura a los pasajeros que lleguen en vuelos procedentes de los países de África Occidental afectados por el brote de ébola, según informa la cadena estadounidense CNN, que cita a un "responsable federal con conocimiento directo" del caso y que ha precisado que la medida se comenzará a aplicar este fin de semana o la próxima semana. Según el "Washington Post", que cita fuentes federales, las medidas de vigilancia reforzadas empezarán a aplicarse en los cinco aeropuertos más concurridos del país. Así, los pasajeros procedentes de países de África Occidental deberán rellenar un cuestionario y se les tomará la temperatura a su llegada a los aeropuertos estadounidenses.