El Costa Concordia
El Costa Concordia - afp

Viernes 13: desastres marítimos, aéreos, bursátiles y un asteroide

Diversos accidentes en esta mítica fecha acrecientan el misterio que la rodea y la fobia de los que la padecen

Actualizado:

Comienza un nuevo viernes, un días más, pero no es así para todo el mundo. Si usted es «triscaidecafóbico», miedo irracional al número 13, o padece «collafobia» o «friggaatriscaidecafobia», es decir, fobia al viernes 13, habrá marcado este día en el calendario. Hoy, viernes 13 de septiembre, curiosamente también del año 2013, es una fecha que a los más supersticiosos les debe infundir respeto. A lo largo de la historia, algunos tristes acontecimientos se han producido coincidiendo con esta conjunción « viernes 13».

La procedencia de este mal fario tiene distintos orígenes, pero el que más fuerza tiene es el que cuenta que un viernes 13 de octubre de 1307 el rey Felipe IV de Francia, apoyado por el papa Clemente V, ordenó detener a todos los Templarios. Esta historia en plena Edad Media y los acontecimientos posteriores a la redada, torturas de por medio, crearon ese aura de mala suerte en viernes 13. También se localiza el posible origen de la leyenda en la Última Cena, ya que hubo trece invitados, Jesús y doce apóstoles, entre los cuales se encontraba el trece Judas y que desencadenó la crucifixión del «Hijo de Dios», que también se cree en viernes.

El «trece» provoca inquietud por ser el siguiente al número doce, considerado por los numerólogos como «un número completo»: 12 meses, 12 signos del zodiaco, 12 apóstoles, 12 dioses del Olimpo, 12 tribus de Israel, etc. El capítulo 13 del Apocalipsis presagia la llegada del Anticristo, la carta de la muerte en el Tarot tiene ese valor, el calendario lunar y la «muerte del Sol» en el 13... suma y sigue.

El Costa Concordia y el avión de «¡Viven!»

El maleficio del Viernes 13 es más típico de la cultura anglosajona, con variantes en otros lugares como en España con el Martes 13. Superstición, casualidad o mal augurio, en esta fecha también se han producido varias desgracias sonadas y que hacen honor al mito. Por ejemplo, uno de los más recientes sucedió el viernes 13 de enero de 2012 con el choque del crucero Costa Concordia contra las rocas de isla italiana de Giglio. La forma de actuar del capitán Francesco Schettino, con abandono del barco inclusive, acrecentó la tragedia, convirtiéndose en uno de los accidentes de este tipo más graves y más mediáticos. El balance final fue de 32 muertos y casi 4.200 evacuados.

Un viernes 13 de octubre de 1972 nacía la leyenda de una de las historias más asombrosas y que situó a sus protagonistas en los límites del ser humano. El accidente del vuelo 571 de la Fuerza Aérea Uruguaya en los Andes con el equipo de rugby Old Christians a bordo, pasaría a la historia con por ejemplo la película, basada en el libro, «¡Viven!». De los 40 miembros del club y los 5 tripulantes, sólo sobrevivieron 16 después de vagar y aguantar 72 días en lo que se conoce como el «Milagro de los Andes».

Crash en la Bolsa, virus y asteroides

La Bolsa tampoco se ha librado de la maldición del viernes 13. El 13 de octubre de 1989 se vivió el «mini crash del viernes 13» en el Dow Jones con una de las peores caídas hasta ese momento. Este crash o caída de la Bolsa fue causado por la reacción a una información que indicaba que una adquisición apalancada para hacer frente a una empresa matriz de la compañía United Airlines había fracasado. Eso no es todo, porque según Donald Dossey, historiador y fundador del Centro de Control de Estrés y del Instituto de Fobias de Asheville, «se ha estimado que en EE.UU. se han llegado a perder en Bolsa 800 ó 900 millones de dólares en viernes 13, dado que la gente ese día no hace las cosas que normalmente hace».

Esta fecha también tiene hueco para la informática: el Virus Jerusalem (Jerusalén) o «Virus Viernes 13» infectaba archivos .COM y .EXE cada vez que se ejecutaban al estar en la memoria, actuando en los días 13 y saturando los ordenadores de la época, que trabajaban con el sistema MS-DOS.

Para terminar, no acudimos al pasado sino al futuro. Se prevé que para el viernes 13 de abril de 2029 un asteroide denominado «99942 Apophis» pase «muy cerca» de la Tierra, a unos 30.000 kilómetros. Durante algún tiempo los astrónomos le concedían mínimas posibilidades de impacto con nuestro planeta, pero las nuevas mediciones lo descartan, al menos para esa fecha concreta.