Pasar menos tiempo sentado, hacer ejercicio diario y mantener un peso saludable son algunas de las claves
Pasar menos tiempo sentado, hacer ejercicio diario y mantener un peso saludable son algunas de las claves - ABC
Día Mundial Salud

Siete hábitos saludables (basados en la evidencia) para vivir más años y mejor

Dieta, ejercicio, mantener un peso saludable, dormir lo suficiente, evitar el tabaco, el alcohol y pasar mucho tiempo sentado

Actualizado:

España es el país más saludable del mundo, con una esperanza de vida envidiable. La dieta mediterránea y una atención sanitaria pública de calidad parecen ser las claves. Los hábitos juegan un papel importante a la hora de cumplir años alejado de las enfermedades cardiovasculares y el cáncer, las dos principales causas de mortalidad. Hoy, Día Mundial de la Salud, recordamos algunos trabajos que han determinado qué acciones pueden ayudarte a cumplir más años en mejores condiciones.

El mayor estudio sobre dieta mediterránea realizado hasta la fecha, Predimed, concluye que este patrón dietético ( esto es lo que tienes que comer), suplementado con aceite de oliva virgen o frutos secos como las nueces, avellanas y almendras, es más eficaz que las dietas bajas en grasas de todo tipo para prevenir patologías cardiovasculares.

Por su parte, la I Encuesta Nacional sobre Estilos de Vida y Longevidad, realizada en nuestro país por Fesnad a 242 personas entre 80 y 104 años, concluyó que mantener una dieta frugal, rica en vegetales; con ejercicio diario y una vida social activa, alarga la vida.

Fuera de nuestras fronteras, otra investigación, dirigida por científicos de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de la Universidad de Harvard, en Boston (EE.UU.) determinó que solo hacen falta cinco medidas sencillas para aumentar la esperanza de vida de hombres y mujeres en más de una década: no fumar, seguir una dieta saludable, hacer ejercicio de forma regular(más de 30 minutos al día con una intensidad de moderada a vigorosa), mantener un peso saludable (IMC entre 18.5 y 24.9) y un bajo consumo de alcohol.

De hecho, una investigación más reciente ha desmontado el mito de que una o dos copas de alcohol al día protege frente al ictus. La presión arterial y el riesgo de accidente cerebrovascular se incrementan a medida que aumenta el consumo de alcohol, de acuerdo con un estudio genético, publicado en la revista «The Lancet», en el que participaron 160.000 adultos.

Menos tiempo sentado

También es importante disminuir el tiempo que pasamos sentados porque, según un estudio de la Universidad Northwestern de Chicago, si tiene 60 años o más, cada hora extra que pase sentado aumenta su riesgo de discapacidad, con independencia del ejercicio diario que haga.

Dormir lo suficiente, ni más ni menos, es otra de las claves. Diferentes estudios han concluido que el tiempo que descansamos está relacionado con el riesgo de enfermedades neurológicas y cardiovasculares. La falta de sueño aumenta el riesgo de alzheimer, según un estudio llevado a cabo por la Clínica Mayo en Rochester (EE.UU.); mientras que dormir más tiempo del recomendado -de seis a ocho horas al día- aumenta el riesgo de morir o desarrollar enfermedades cardio o cerebrovasculares, de acuerdo con una investigación en más de 116.000 personas en siete regiones del mundo, publicado en «European Heart Journal».

Echar la siesta, otro hábito que estamos perdiendo, es tan efectivo para controlar la hipertensión como algunos medicamentos. Así lo afirma un trabajo que concluye que las personas que toman un sueño a mediodía tienen más probabilidades de conseguir una notable disminución de la presión arterial en comparación con las que no lo hacen.