Fiat actualiza el 500 X manteniendo su estilo retro, con motores eficientes y lo último en tecnología

La firma anuncia una reducción de consumo cercana al 20% en sus mecánicas de gasolina

Actualizado:

Se suele decir que si algo funciona es mejor no cambiarlo. El Fiat 500, en todas sus modalidades (urbano, monovolumen y crossover) es en la actualidad la referencia de ventas del fabricante italiano. Tras superar en 2017 las 360.000 ventas en Europa, 2018 es un año en el que el porcentaje de matriculaciones sigue en aumento. Y aún así Fiat ha decidido lanzar el nuevo Fiat 500 X, sin cambiarlo en su esencia pero actualizándolo en su parte mecánica y tecnológica, dándole ligeros retoques estéticos exteriores, y efectuando una profunda remodelación interior. Así el nuevo 500 X mantiene ese «toque retro» con estilo italiano que tan buen resultado les ha dado, pero se adapta a los nuevos tiempos. No en vano la marca hace referencia a la película «regreso al futuro» en las promociones del coche.

Para el nuevo 500 X se han tenido en cuenta cuatro aspectos clave, la tecnología, conectividad, los nuevos motores y el estilo. El coche se concibe desde Fiat como «un objeto de diseño». Para mantener el «estilo 500» heredado del vehículo clásico se ha trabajado en rediseñar el frontal, con faros que ahora adoptan tecnología LED, al igual que los faros y el parachoques trasero.

El nuevo diseño exterior confirma las dos personalidades del modelo: la Urban, que lidia con facilidad con el tráfico diario, gracias a sus compactas dimensiones y a su elevada posición de conducción, más la Cross, destinada a las aventuras fuera de la ciudad, también con opción de tracción total.

En el interior, el modelo cuenta con un nuevo habitáculo , ya que ha sido completamente rediseñado, con nuevos materiales y colores que incrementan la sensación de calidad. Además gana en espacio para los ocupantes. Ahora dispone de siete acabados distintos a elegir (creados mediante la combinación de diferentes tipos de tejidos, cuero, remates y colores), una amplia gama de asientos y un espacioso maletero.

También es nuevo el diseño del cuadro de instrumentos y el volante. Incorpora además una pantalla TFT reconfigurable situada en el centro, con 8,8 cm (3,5”), que ofrece información clave al conductor.

En el aspecto tecnológico, además de los sistemas Apple Car Play y Android Auto, mediante los cuales tenemos acceso a las App de nuestro teléfono móvil, el nuevo 500 X está ahora dotado con gran cantidad de ayudas a la conducción (ADAS). En todas las versiones se ofrecen de serie el sistema de reconocimiento de señales de tráfico, que lee las señales presentes en la carretera, y el avisador de velocidad, que permite a los conductores adaptar la velocidad de desplazamiento a las señales leídas a lo largo del recorrido, evitando así la infracción de los límites de velocidad. Como equipamiento opcional está disponible el detector de ángulo muerto y el control de crucero adaptativo (ACC), que adapta la velocidad del vehículo a la del tráfico y la distancia respecto al vehículo de delante, además del freno de emergencia autónomo.

En cuanto a los motores, la principal novedad se refiere a las nuevas mecánicas de gasolina. El 500 X es el primer modelo de la gama que acopla una nueva generación de motores FireFly, con el que, según la marca, se reduce el consumo en cerca de un 20%. A España llegará un tricilíndrico turbo de 120 CV, y un cuatro cilindros de 150 CV. El primero de ellos, con cambio manual, ya lo hemos podido probar en un recorrido entre Cuenca y Madrid, tanto en vías rápidas como a través de carreteras secundarias. Destaca por un sonido muy agradable, pese a tratarse de un «tres cilindros». La respuesta en todo momento resulta satisfactoria, y los 120 CV son más que suficientes para circular a velocidades legales. La variante de 150 CV está disponible con una transmisión automática de doble embrague (DCT) y seis marchas y tracción delantera. Estos motores están fabricados Los nuevos motores están fabricados enteramente en aleación de aluminio.

Pero si realmente oo que buscamos es un consumo realmente bajo, también podemos recurrir a uno de los tres motores turbodiésel MultiJet II con Stop&Start, de 1.3, 1.6 o 2.0 litros, que también se han renovado y respetan la norma Euro 6/D-TEMP.

En concreto, el motor 1.3 MultiJet II de 95 CV se combina con transmisión manual y tracción delantera; el turbodiésel 1.6 MultiJet II de 120 CV puede formar equipo con una transmisión manual de seis marchas o una automática de doble embrague (DCT), con tracción delantera; mientras que el grupo propulsor 2.0 MultiJet II de 150 CV cuenta con una transmisión automática de nueve marchas y tracción a las cuatro ruedas.

El motor intermedio con cambio automático es el que hemos podido probar durante la presentación nacional del modelo. Y en general la impresión ha sido muy buena, tanto por la insonorización que se ha conseguido del habitáculo, en el que se notan más los ruidos aerodinámicos que los procedentes del motor, como por el buen hacer del cambio de marchas DCT, que resulta completamente imperceptible en su uso.

El nuevo Fiat 500 X está ya disponible en los concesionarios desde el mes de septiembre, y durante el mes de octubre mantiene la oferta de lanzamiento con la cual se puede acceder al modelo desde 11.900 euros, con 4 años de garantía.