PRUEBA

Fiat 500 Mirror, preparado para los conductores más «cool» y conectados

La serie especial del pequeño utilitario italiano destaca por su alto nivel de acabados

MADRIDActualizado:

Son ya más de dos millones de Fiat 500 fabricados en todo el mundo. Un modelo que desde su primera generación, allá por 1956, motorizó a la sociedad italiana primero, y europea después. Hasta nuestros días ha llegado como un utilitario con diseño retro, moderno pero sin renunciar a las características líneas que le hicieron tan querido y popular.

La marca italiana no para a la hora de renovar el modelo y actualizarlo con numerosas características propias, algunas de ellas, de coches de un nivel superior. Manteniendo una correcta oferta en cuanto al precio, Fiat propone ahora una exclusiva edición especial, denominada Mirror, con la que aporta un toque de «conectividad» a este coche especialmente recomendable para moverse en ciudad.

Para esta ocasión el Fiat 500 Mirror de nuestra prueba, el más pequeño de la serie especial (que también llega sus hermanos mayores 500 X y al 500 L) equipa un motor de gasolina 1.2 de 69 CV. Con el tamaño y peso del coche no resulta raro que nos sorprenda por su rápida respuesta al acelerador, sin renunciar a unos consumos muy buenos.

Estamos hablado de 4,9 litros a los 100 km de media, aunque si nos movemos por entornos urbanos, los más habituales y lógicos para este coche, la cifra puede subir hasta los 5,2 litros, tal y como hemos logrado nosotros de promedio. Con sus 3,57 metros de largo es uno de los «reyes de la ciudad», auque por dimensiones hay que reconocer que en las plazas posteriores tan solo podremos llevar a dos pasajeros, con un maletero ajustado de 185 litros. Tampoco el coche pretende más, ya que es un «urbano» con todos sus pros y sus contras. A su favor hay que decir que pese a sus dimensiones, el poco peso y la potencia disponible nos van a permitir aventurarnos a realizar algún que otro viaje de larga distancia por carretera y autopista con una soltura muy aceptable, sin que notemos que el coche «se quede parado» al subir un repecho o en una larga recta de autopista. Cumple y satisface, siempre que no le pidamos mucho más de lo que realmente es: un coche para dos personas y su equipaje.

El 500 Mirror está disponible como descapotable, con techo de lona, o dos volúmenes (con techo acristalado), que es el que nosotros hemos probado. Esta serie especial se diferencia del 500 «normal» por sus retrovisores y parachoques con detalles cromados, el emblema «Mirror» en el montante, y sobre todo por el color azul «italia» exterior, aunque se trate de una pintura opcional. Además monta unas bonitas llantas de aleación de 16 pulgadas y climatizador.

Pero lo que más llama la atención de esta serie especial se esconce en su interior. El 500 Mirror equipa el sofisticado sistema Uconnect, preparado para Apple CarPlay y compatible con Android Auto como equipamiento de serie. Este sistema de última generación cuenta con una pantalla táctil de 7" de alta resolución, interfaz Bluetooth manos libres, streaming de audio, lector de texto y función de reconocimiento de voz, conector AUX y puerto USB con integración del iPod y mandos en el volante de serie. El nuevo sistema de navegación integrado TomTom 3D está disponible como opción.

Además, los usuarios pueden mantenerse conectados con los servicios Uconnect LIVE. Al descargar la aplicación gratuita de la App Store o de Google Play Store en el smartphone, se puede disfrutar plenamente de las ventajas del Uconnect LIVE, que incluyen streaming de música con Deezer y TuneIn, las noticias de Reuters, navegación conectada con TomTom LIVE y es posible mantenerse en contacto con los amigos a través de Facebook Check-in y Twitter.

Además, por primera vez aparece en un modelo Fiat el innovador Mopar Connect, que combina servicios de asistencia remota y funciones de control para garantizar un viaje más tranquilo y un control constante del smartphone.

Se trata de un coche «muy pintón», y casi podríamos decir que «de capricho». El precio de esta serie opcional es de unos 16.000 euros, aunque se puede acceder a la gama del Fiat 500 desde 12.500 euros (sin descuentos aplicados), con motores que van de los 69 CV como el de nuestra prueba, hasta los más potentes TwinAir de 105 CV, y pasando por los Multijet de 95 CV de potencia.