Familiares de los pasajeros del vuelo MS804 de EgyptAir desaparecido cuando realizaba el trayecto París-El Cairo llegan al aeropuerto de El Cairo
Familiares de los pasajeros del vuelo MS804 de EgyptAir desaparecido cuando realizaba el trayecto París-El Cairo llegan al aeropuerto de El Cairo - EFE

Vuelo MS804Angustia en El Cairo: «Lo peor es no saber»

Ante la falta de noticias, los familiares de los pasajeros colgaron fotos en las redes sociales y desahogaron su pena

El CairoActualizado:

Poco después de conocerse la noticia de la pérdida de contacto con el vuelo MS804, algunas de las familias de los pasajeros se acercaron hasta el aeropuerto de El Cairo, a pocos kilómetros de la capital egipcia, para conocer de primera mano la información preparada por la aerolínea EgyptAir, frente a cuya oficina se congregaron ayer unas decenas de personas.

«Nadie dice nada», gritaron con frustración algunos familiares mientras montaban en varios vehículos organizados a su salida de la oficina de EgyptAir en el aeropuerto. Varias familias fueron trasladadas a un hotel cercano, a la espera de una confirmación de los detalles del accidente, del número de víctimas o siquiera de cuál ha sido el destino de sus seres queridos.

De momento, señalaban ayer a los medios, «lo peor es no saber nada», mientras las noticias de que el Airbus 320 se habría estrellado sobre el Mediterráneo llenaban una y otra vez las televisiones locales. Frustrados ante la falta de nuevas, otros familiares abandonaron el aeropuerto a las pocas horas y prefirieron desahogarse en las redes sociales, donde circularon fotografías tanto de la tripulación como de los posibles pasajeros, junto a las que los internautas enviaron en apoyo a las familias. Una jovencísima Samar Azzedine, que trabajaba de azafata, o un hombre de negocios afincado entre París y El Cairo, o incluso una excantante reconvertida en asistente aéreo son algunos de los primeros nombres entre las víctimas.

El Airbus efectuaba la ruta nocturna París-El Cairo, donde estaba previsto su aterrizaje en la madrugada de ayer, con 66 personas a bordo. Además de los diez miembros de la tripulación, entre los 56 pasajeros había al menos doce nacionalidades: 30 egipcios, 15 franceses, dos iraquíes y nacionales de Sudán, Portugal, Chad, Argelia, Kuwait, Canadá, Arabia Saudí y el Reino Unido. Entre los pasajeros habría tres niños, dos de ellos todavía bebés. La lista oficial de nombres no ha sido aún publicada, señaló el Ministerio de Interior egipcio para no angustiar más a los familiares.

Con el fin de tratar de calmar a las desconsoladas familias que se congregaron en el aeropuerto, la Media Luna Roja desplegó ambulancias y personal para atender psicológicamente a familiares y amigos, muchos de ellos deshechos en llanto ante la angustia de «no saber». Aunque el personal de la Media Luna Roja les pidió que mantengan la esperanza hasta el final, muchos ya se imaginan lo peor y rezan por la vida de sus padres, hijos, hermanos o amigos, a los que ya consideran muertos.

Por su parte, el Ministerio de Salud egipcio levantó la alerta en los hospitales costeros, a la espera de recibir tanto posibles supervivientes como cuerpos de las víctimas.

Las líneas aéreas egipcias (Egyptair) anunciaron que no tenían previsto cancelar o reprogramar ninguno de sus vuelos nacionales o internacionales de ayer, después de la trágica pérdida de su aparato.