Un partidario del apartheid sostiene la bandera antigua, en 2010
Un partidario del apartheid sostiene la bandera antigua, en 2010 - REUTERS
África

Un tribunal sudafricano restringe la exhibición de la «bandera del apartheid»

La denuncia fue presentada por la Fundación Nelson Mandela y la Comisión de Derechos Humanos de Sudáfrica

Corresponsal en JohannesburgoActualizado:

Veinticinco años después del fin del apartheid, un tribunal sudafricano ha resuelto que exhibir de forma injustificada la bandera que simbolizó el régimen de segregación racial «constituye discurso de odio». La «old flag» (bandera antigua) fue desplegada en una protesta contra los asesinatos de granjeros blancos, abriendo un intenso debate en el país del sur de África. Poco después la Fundación Nelson Mandela y la Comisión de Derechos Humanos de Sudáfrica (SAHRC) llevaron el caso a los tribunales y pidieron que se detuviera la exhibición gratuita de la bandera.

El juez Phineas Mojapelo, que emitió el miércoles el histórico fallo, sostuvo que mostrar en público la vieja bandera degrada, deshumaniza y perjudica la dignidad de forma gratuita en función de la raza y que busca despertar sentimientos de la supremacía blanca sobre los negros. «Aquellos que la exhiben gratuitamente abrazan el odio y eligen recordar a los negros la inhumanidad del apartheid», dijo el presidente del Tribunal de Igualdad en Johannesburgo.

«La exhibición de la bandera de apartheid durante las protestas del Lunes Negro (Black Monday) en 2017 fue una violación grave de los derechos humanos fundamentales, contribuyó a fomentar el discurso de odio, acoso y discriminación injusta en términos de la Ley de Igualdad», dictaminó el juez Mojapelo. Los hechos ocurrieron durante una manifestación contra los asesinatos de granjeros organizada por el lobby Afriforum.

El grupo de presión condenó el uso de la enseña aunque defendía que no constituía un discurso de odio. Para el juez el argumento de la defensa sobre la libertad de expresión era «ilógico» y, por lo tanto, fue desestimado. Mojapelo matizó que no se trataba de una prohibición general, pudiéndose mostrar la antigua bandera con fines académicos o artísticos de interés público. La antigua bandera fue utilizada desde 1928 hasta la llegada de la democracia en 1994.