Pablo Ibar, con su abogado Fred Haddad durante el juicio en el tribunal del condado de Broward, en Florida
Pablo Ibar, con su abogado Fred Haddad durante el juicio en el tribunal del condado de Broward, en Florida - Efe

El rastro de ADN de una camiseta, clave en el nuevo juicio a Pablo Ibar

Arranca en Florida el nuevo juicio contra el español acusado de un triple asesinato y que salió del corredor de la muerte en 2016 tras anularse su condena a la pena capital

Corresponsal en Nueva YorkActualizado:

La suerte de Pablo Ibar podría depender de un trozo de tela. Esta semana ha arrancado en Florida el nuevo juicio del hispano-estadounidense, condenado a muerte en el año 2000 por un triple asesinato del que siempre se ha declarado inocente. La camiseta con el que uno de los autores del homicidio se cubrió la cara será una de las pruebas clave en la decisión del jurado.

Después de años de lucha legal, Ibar consiguió en 2016 que el Tribunal Supremo de Florida decretara la repetición de su juicio. La corte admitía la opinión que siempre mantuvo el condenado a muerte: le habían mandado al corredor de la muerte con pruebas insuficientes y no había tenido una defensa justa.

En la primera jornada del juicio oral, la fiscalía presentó la camiseta como una de las pruebas que convencerán al jurado de la culpabilidad de Ibar. Es la prenda que protagonizó la matanza de la madrugada del 26 de junio de 1994 en Miramar, (Florida). Fue en el domicilio de Casimir Sucharski, un empresario de la noche. Tres hombres entraron a robar en su casa y acabaron por matar de forma brutal a Sucharski y a dos bailarinas, Sharon Anderson y Marie Rogers.

En el juicio de 2000 que condenó a Ibar a muerte, una de las pruebas fue la grabación de las cámaras de seguridad de la casa, que mostraban a uno de los asesinos que se tapaba el rostro con una camiseta. En un momento del vídeo, se quita la camiseta de la cara y se ve un rostro difuminado.

«Ese hombre es el señor Ibar», dijo el fiscal este lunes apuntando al acusado. En su primer juicio, se utilizó la opinión de testigos que corroboraban que era Ibar el que se presentó en la casa de Sucharski. Ahora la acusación dice que ha encontrado rastros de ADN de Ibar en la camiseta. Después de años de análisis sin encontrar trazas del acusado, los fiscales aseguran ahora que nuevas técnicas de detección han permitido hallar el ADN.

Si realmente era Ibar el que llevaba esa camiseta aquella noche, el rastro de ADN debería ser mucho más consistente que una traza microscópica indetectable durante años. Para el abogado de Ibar, Joe Nascimento, se trata de una prueba contaminada y durante el juicio se demostrará por qué «no es confiable».