Teodoro Obiang y su mujer, Constancia Mangue, votan este domingo en Malabo
Teodoro Obiang y su mujer, Constancia Mangue, votan este domingo en Malabo - AFP

Obiang gana con un 99,2% de los votos en los comicios para perpetuar su dictadura en Guinea Ecuatorial

Con las presidenciales de este domingo, plagadas de irregularidades, busca seguir otros siete años más hasta 2023

Corresponsal en AccraActualizado:

El presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang, se impuso este domingo en las elecciones presidenciales celebradas en el país al recabar el 99,2% de los votos, según ha anunciado el presidente de la Junta Electoral Nacional, Clemente Engonga Onguene. Engonga Onguene también subrayó que el primer escrutinio, inferior al 10%, refleja que el mandatario se ha hecho con 40.600 de los 40.926 votos recontados hasta el momento, tal y como ha recogido la Oficina de Información y Prensa de Guinea Ecuatorial.

Cuando Teodoro Obiang se sentó por primera vez en el sillón presidencial de Guinea Ecuatorial en 1979, más de dos tercios de la población actual del país africano aún no habían nacido. Ahora, cuando el 50% de sus habitantes no han cumplido la mayoría de edad, Obiang busca convertirse en el dictador africano que más tiempo aguanta amarrado al poder con las presidenciales celebradas este domingo.

«Llevamos toda la vida viendo elecciones fraudulentas», asegura a ABC Andrés Esono, secretario general de Convergencia para la Democracia Social (CPDS), el principal partido de la oposición. Su formación decidió no concurrir a los comicios «por las irregularidades registradas a causa de las violaciones de la ley y todas las trampas que ha hecho el presidente Obiang para prácticamente ir solo a las elecciones».

Si sigue en 2023 se convertirá en el presidente africano que más tiempo ha estado en el poder: 44 años

Una vez más, la llamada a las urnas en la antigua colonia española tan solo fue una fiesta privada para celebrar la dictadura de Obiang y extender su mandato otros siete años más. En 2009, fecha de la última convocatoria, el mandatario logró el 95% de los votos y en esta ocasión no se espera menos. Si en 2023 termina su mandato de siete años, Teodoro Obiang se convertirá en el presidente africano que más tiempo ha permanecido en el poder: 44 años.

Obiang no se encuentra solo entre los plusmarquistas del poder. Enfermo de un paternalismo excesivo, el camerunés Paul Biya (más de 30 años en el mando) ha segado cualquier alternativa a corto plazo con las acusaciones de corrupción contra sus máximos rivales: los exministros Titus Edzoa o Jean-Marie Atangana Mebara.

Otro que tampoco tiene intenciones de dejar el poder es el presidente de Zimbabue, Robert Mugabe. Durante un reciente discurso, amenazó con castigar a los miembros de su partido que aviven el debate sobre su sucesión. De igual modo, aseguró estar preocupado por las «peleas de perros» en las filas del gobernante ZANU-PF. ¿Su solución? Presentarse como candidato a los comicios de 2018, con 94 años.

Millonarios y miseria

Entre tanto «dinosaurio político», las razones para no quererse bajar del sillón presidencial parecen claras. Con al menos 24 apartamentos de su propiedad y 112 cuentas corrientes en Francia –según datos de Transparencia Internacional– nadie duda de que los 32 años de Denis Sassou Nguesso como presidente de la República del Congo han sido fructíferos en el terreno personal y familiar. Más de la mitad de los 4,5 millones de los ciudadanos viven por debajo del umbral de la pobreza, en un Estado que produce cerca de 259.000 barriles de petróleo diarios.

Desde que el Movimiento Popular de Liberación de Angola (MPLA) se hizo con el poder en 1979, José Eduardo dos Santos se ha erigido como única fuerza en el país surafricano. Isaías Samakuva, líder de la opositora Unión Nacional para la Independencia Total de Angola (Unita), dice que la estabilidad es solo «aparente».