El republicano John McCain se dirige a una votación en el Senado, en Washington
El republicano John McCain se dirige a una votación en el Senado, en Washington - Efe

McCain apuesta por una nueva reforma migratoria con la oposición de Trump

El senador republicano hace una propuesta de mínimos junto con el demócrata Christopher Coons que no tiene visos de avanzar en la guerra política que vive Washington

Corresponsal en Nueva York Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Dos senadores, el republicano John McCain y el demócrata Christopher Coons, presentaron este lunes el último esfuerzo para avanzar en la reforma migratoria y conseguir que el Congreso de EE.UU. pueda ocuparse de otras prioridades legislativas. Se trata de una propuesta de mínimos, menos amplia y exhaustiva que otras anteriores -como la también bipartidista de los senadores Lindsay Graham y Richard Durbin o la propia del presidente de EE.UU., Donald Trump-, pero quizá con más posibilidades de sumar apoyos en ambas bancadas para conseguir su aprobación.

La idea central es regularizar a los «dreamers» («soñadores»), los cientos de miles de inmigrantes indocumentados que llegaron al país como niños, y fortalecer la seguridad en la frontera con México. La propuesta se aleja mucho de lo que busca la facción más dura del partido republicano y de la línea marcada por la Casa Blanca: no concede una autorización inmediata para la construcción del muro con México -Trump exige 25.000 millones de dólares y algunos legisladores republicanos, 30.000 millones- ni limita la inmigración familiar en cadena ni la lotería para la obtención de residencia permanente.

La norma, según McCain, tiene como objetivo «las prioridades más urgentes», lo que permitiría al Congreso dedicarse a «alcanzar un acuerdo presupuestario que dé a nuestros hombres y mujeres uniformados el apoyo que merecen». La negociación migratoria está en el centro del debate sobre gasto en el Congreso: hace dos semanas se produjo un cierre gubernamental porque los demócratas insistieron en hacer depender el acuerdo presupuestario de una solución para los «dreamers».

El asunto es urgente, con dos plazos que acechan a los legisladores: el 5 de marzo se acaba el programa DACA, la protección temporal de la que disfrutaban los «dreamers». La posición de la Casa Blanca no parece que vaya a cambiar. «Cualquier acuerdo sobre DACA que no incluya una seguridad en la frontera fuerte y el muro, que necesitamos desesperadamente, es una pérdida de tiempo», criticó este lunes Trump desde Twitter.

Trama rusa

La posibilidad de pactos y acuerdos entre ambos partidos parece además complicada en un momento de máxima tensión política en Washington tras la publicación la semana pasada de un polémico informe interno republicano que denuncia un supuesto sesgo político contra Trump en la investigación de la trama rusa. Lo elaboró el equipo del presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Devin Nunes, y ahora el demócrata de más alto rango en ese comité, Adam Schiff, quiere contraatacar con otro informe, de elaboración demócrata, que desmonta la versión republicana, y cuya publicación estaba pendiente de discutirse este lunes en la cámara baja.

Trump respondió este lunes con insultos: le llamó «pequeño Adam Schiff» y dijo que es «uno de los grandes mentirosos y filtradores de Washington». Mientras, calificó a Nunes de «gran héroe americano» y de «hombre con gran coraje y determinación».