La matanza de Las Vegas, obra de un hombre obsesionado con las apuestas y las armas

Stephen Paddock disparó desde el piso 32 con un arma automática contra una multitud de más de 22.000 personas que asistían en la calle a un concierto de un festival country

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

A primera vista, parecía que Stephen Paddock, de 64 años, estaba preparado para una vida tranquila en una comunidad de jubilados en Mesquite, Nevada, donde había comprado una nueva casa en 2015 cerca de sus queridos casinos.

Stephen Paddock, un hombre blanco de 64 años, abrió fuego desde su habitación del piso 32 del hotel Mandala Bay de Las Vegas a las 22.08 del domingo hora local (05.08 GMT del lunes) contra una multitud de más de 22.000 personas que asistían en la calle a un concierto de un festival country.

Vivía a tan solo una hora en coche de Las Vegas, donde se embarcó antes de suicidarse en la peor matanza masiva en la historia reciente de EE.UU.

Su hermano, Eric Paddock, dijo que era un hombre pacífico que se mudaba a Nevada, en parte debido a que el juego era legal en el estado. «Era un tipo rico y le gustaba jugar al póker online y le gustaba hacer cruceros», dijo Paddock desde su puerta en Orlando, Florida. «Nunca sacó su arma, no tiene sentido». Según recogen fuentes locales, contaba con un par de pistolas y posiblemente con un rifle largo.

La policía estadounidense ha negado este lunes que Paddock tuviera antecedentes penales. El atacante se mató antes de que la policía entrara en la habitación del hotel, dijo el juez del Condado de Clark, Joseph Lombardo. «Hemos determinado hasta este momento que no hay conexión con un grupo terrorista internacional», dijo a la prensa un portavoz del FBI.

Funcionarios estadounidenses desmintieron la reivindicación del autodenominado Estado Islámico. «La Comunidad de Inteligencia es consciente de la reclamación de responsabilidad de una organización terrorista extranjera por la decisión en Las Vegas», dijo el portavoz de la CIA Jonathan Liu en un correo electrónico.

Obsesionado con el juego

A Paddock, del que apenas ha trascendido información, los agentes lo encontraron muerto en la habitación de su hotel, por lo que consideran que se suicidó tras cometer la matanza.

El hermano del atacante dijo que la familia «no entiende» cómo pudo hacer algo así, ya que Paddock era «simplemente un tipo cualquiera» y «no hay secretos en su pasado».

«Es como si hubiera caído un asteroide sobre nosotros», comentó, entre lágrimas y con dificultad para hablar por la emoción.

«Cuando investiguen su vida verán que no hay nada que encontrar», agregó.

Los reporteros le preguntaron si su hermano tenía alguna enfermedad mental y él dijo categóricamente que no.

De la vida de su hermano solo contó que se había jubilado en Las Vegas porque le gustaban «los juegos de apuestas».

La Policía local informó hoy en su última rueda de prensa de que el atacante había estado alojado en el hotel desde el 28 de septiembre y que era residente de la ciudad de Mesquita, a una hora de Las Vegas.

En la habitación de su hotel encontraron más de 10 rifles, detalló el jefe de ese cuerpo policial, Joe Lombardo, pero aún no han confirmado si, como apuntan los medios en base a las grabaciones del suceso, atacó con un arma automática, un tipo de arma de fuego que dispara continuamente manteniendo apretado el gatillo.

«No tenemos ni idea de cuáles eran sus creencias», dijo el portavoz de la Policía, quien confirmó que el atacante actuó solo.

Según medios locales, la Policía interrogó a la novia del sospechoso, Marilou Danley, de 62 años, pero considera que no tuvo nada que ver con la matanza.

Eric Paddock confirmó a los medios que Danley era la pareja de su hermano y aseguró que ella no podría participar de nada así, porque es «una mujer buena».

«No hay nada fuera de lo ordinario»

Tras registrar la casa del atacante en Mesquite, el portavoz de la policía de esa ciudad, Quinn Averett, dijo a los medios que «es una casa normal» donde «no hay nada fuera de lo ordinario».

«Creo que había armas y munición en la parte de abajo, pero no puedo dar detalles», agregó. Sobre si el sospechoso tenía ficha policial, el portavoz dijo que no.

El Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU. (DHS) informó hoy de que en estos momentos no se teme por nuevas «amenazas creíbles» tras el tiroteo pero, de todos modos, se han aumentado las medidas de seguridad en lugares públicos y las fuerzas del orden tomarán precauciones adicionales.