Agentes de policía en el entorno del hotel Mandalay Bay de Las Vegas
Agentes de policía en el entorno del hotel Mandalay Bay de Las Vegas - Afp

Españoles en el tiroteo de Las Vegas: «No sabíamos qué pasaba, todo el mundo empezó a correr»

«Nos dijeron que guardáramos silencio, porque el atacante estaba cerca», relata a la Cope una pareja que se encontraba en el hotel de luna de miel

ABC
MadridActualizado:

Cristina y José Antonio son una pareja española que estaba de luna de miel en el hotel Mandalay Bay de Las Vegas, donde en la noche del domingo ha tenido lugar el mayor tiroteo en la historia de Estados Unidos.

En declaraciones a la cadena COPE, José Antonio ha explicado que se habían comprado la cena y se dirigían a su habitación para cenar, cuando empezaron a ver a «un grupo de gente corriendo» y la policía acudir «armada y con chalecos antibalas». «No sabíamos qué pasaba, todo el mundo empezó a correr hacia unas puertas. Un hombre nos dijo que había una persona armada en el hotel de al lado. Salimos corriendo hacia donde estaban ellos».

Entonces, unas personas les decía que fueran a su habitación, pero, cuando se disponían a subir, otra gente les dijo que bajaran por unas escaleras y les dejaron allí «apelotonados». «Nos dijeron que guardáramos silencio, porque pensaban que estaba cerca el atacante», relata. «Después de un rato -continúa el español-, nos han llevado a todos un comedor y nos han tenido durante unas tres horas».

En el momento de hablar con la cadena Cope, aún no podían salir de ese comedor. «Nos tienen aquí dentro», explicaba. La zona del tiroteo, añadía, estaba aún llena de policías y ambulancias. «Nos han dicho por la megafonía que no podíamos salir».

«Estaba completamente abarrotado»

José Antonio asegura que el espacio donde se produjo el tiroteo estaba «completamente abarrotado» a esas horas y «con el concierto había muchísima gente».

Según dijo, había «muchísima, muchísima» tensión. «En el momento en que estábamos en el pasillo no sabíamos lo que pasaba».

La pareja española quiere ahora descansar y luego pensarán qué hacer, ya que hay una «situación complicada» para permanecer en Las Vegas. «Es una pena, una tragedia», concluyó José Antonio.

María: «Nos encerramos y sellamos las puertas»

Así mismo María Huertas, trabajadora de un restaurante cercano al lugar de esta masacre ha relatado en «Mediodía COPE» cómo vivió ese momento tras escuchar los disparos.

«La gente subió corriendo para refugiarse en mi restaurante. Me encerré con mis clientes en la oficina, cogimos palos y sellamos todas las puertas para que nadie pudiera pasar, fue algo terrible nunca en mi vida había sentido algo igual, todavía estoy nerviosa».

«Nos dijeron que guardáramos silencio porque creían que el atacante estaba al lado».