El presidente Nicolás Maduro, este martes, recibiendo las credenciales del nuevo embajador de Aelamani en Venezuela, Daniel Martin Kriener
El presidente Nicolás Maduro, este martes, recibiendo las credenciales del nuevo embajador de Aelamani en Venezuela, Daniel Martin Kriener - REUTERS

Maduro impone una tabla única de salarios y elimina los convenios colectivos

Los militares ganarán el doble de los civiles. Venezuela se cubaniza en material laboral

CORRESPONSAL EN CARACASActualizado:

El régimen de Nicolás Maduro ha lanzado una resolución ejecutiva en la que impone un tabulador único de salarios para la administración pública, en el que reduce los ingresos de los funcionarios y empleados, elimina los convenios colectivos existentes y pone a los militares a ganar el doble de los civiles.

En la máxima escala los generales empezarán a ganar 5.324 bolívares (56 dólares al cambio de 95 bolívares del paralelo), mientras que los profesionales y profesores con doctorado sólo 2.800 (29,50 dólares).

En la escala mediana los capitanes y tenientes ganarán 3.164 bolívares (33,30 dólares) mientras que los profesionales universitarios con licenciatura devengarán 2.430 bolívares (25,57 dólares).

El resto de los civiles pensionados, empleados y obreros de la administración pública devengarán el salario mínimo de 1.800 bolívares (19 dólares).

Resolución «de facto»

La polémica tabla apenas se está conociendo pues entró en vigencia a partir de septiembre en el marco del «paquetazo rojo» que arrancó el pasado 20 de agosto. La medida no es un decreto presidencial ni siquiera un acuerdo legislativo, sino una resolución «de facto» que impone el mandatario, que se parece mucho a la tabla salarial cubana.

También conocido como el «madurazo» que incluye la reconversión monetaria sin cinco ceros en la nueva moneda para maquillar la hiperinflación, la apertura del modelo cambiario a la banca y las casas de cambio en el que el régimen fija la tasa de cambio, el aumento del IVA de 12 a 16% y del salario mínimo a 1.800 bolívares (19 dólares en el paralelo).

Desde que entró en vigencia hace 20 días el salario básico ha sufrido una depreciación de 30 a 19 dólares según la cotización del mercado paralelo. Maduro hizo alardes cuando lo anunció.

De acuerdo al nuevo tabulador salarial se desprende que los entes del Estado y las empresas públicas pagarán hasta un máximo de 1,5 salarios mínimos, mientras que en la tabla de salario vigente el tope equivale a 2,5 salarios mínimos, lo que de hecho significa una reducción de los beneficios contractuales.

En cuanto a las primas de profesionalización, la más baja se ubica en 12% para los técnicos universitarios, mientras que los trabajadores con doctorado solo gozarán de un 20% adicional a su salario. Este porcentaje se calculará sobre el sueldo correspondiente a la ubicación de los cargos.

La administración pública tiene una nómina de 4,5 millones de trabajadores incluyendo a los maestros, y 3 millones de pensionados. Y en el sector militar, según cifras del presupuesto nacional de 2017, existen 165.000 efectivos militares, 25.000 en reserva y solo 2.000 generales.

El ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, se quejó de que el salario de los efectivos militares, que ya habían sido aumentados hace dos meses, iba a ser «reestructurado» porque era «inviable» subirle más. Al contrario fueron rebajados.

«En la escala de julio, un teniente ganaba más de nueve salarios básicos. Si se ajustara esa tabla a como está el nuevo salario mínimo (1.800 bolívares) pasaría a ganar más de 16.000 bolívares soberanos. Es algo inviable», dijo Padrino.

El Estado, patrono único

La nueva tabla salarial única elimina los bonos extras, los contratos colectivos y los sindicatos puesto que el Estado se abroga la categoría de patrono único y autoridad única. «Esto es un golpe a la estructura jurídica laboral del país, violación a la constitución nacional y a la ley del trabajo y al estatuto de la Administración Pública», dicen los analistas.

El miembro del Movimiento de Trabajadores de Voluntad Popular y secretario de la Federación Única de Trabajadores Petroleros de Venezuela (Futpv), Iván Freites, afirmó que la medida tomada por Nicolás Maduro en la cual unifican las tablas salariales de todos los empleados públicos y eliminan los convenios colectivos, constituyen la cubanización del salario, porque a su criterio buscan limitar los ingresos de los venezolanos, para que las ganancias queden en manos de la dictadura.