Isabel II, con otros miembros de la Familia Real británica en en balcón del Palacio de Buckinhgham
Isabel II, con otros miembros de la Familia Real británica en en balcón del Palacio de Buckinhgham - Efe

Londres rescata planes para evacuar a la Reina en caso de disturbios por un Brexit sin acuerdo

El Gobierno recupera los protocolos de emergencia de la Guerra Fría ante la posibilidad de un ataque nuclear para trasladaría a Isabel II a un lugar secreto

Corresponsal en LondresActualizado:

A 51 días de la salida de Reino Unido de la Unión Europea, una revelación ha causado especial atención en el país. Nada que ver con las negociaciones que pretende reabrir Theresa May con Bruselas o las crisis internas de los partidos políticos británicos. En la escena británica se ha colado un plan especialmente elaborado para proteger a la Reina Isabel II durante la Crisis de los misiles de Cuba en plena Guerra Fría y que el Gobierno valora utilizar ahora si el brexit se tuerce demasiado en esta última fase.

La estrategia data de esa década de los 60 cuando se temía un posible ataque nuclear sobre Londres, y ha sido recuperada ahora, 60 años después por el Cabinet Office del gobierno, la oficina que lleva los asuntos de seguridad interna.

Según desvela « The Sunday Times», las autoridades británicas están trabajando en un plan secreto para evacuar a la monarca de Buckingham Palace si Reino Unido sale de la Unión Europea sin acuerdo el próximo 29 de marzo y esto desencadena disturbios o situaciones de desorden público en las calles de Londres. Acorde a las fuentes de este periódico, tanto la Reina, como su marido el Duque de Edimburgo y otros miembros de la realeza serán evacuados a varios refugios secretos repartidos por todo el Reino Unido y donde estarían a salvo de estos posibles incidentes.

Un plan que estaría en la «lista de prioridades» de esta oficina gubernamental junto a las que ya conocemos y que han puestas sobre la mesa el Ejecutivo de Theresa May por si finalmente la salida del club comunitario es abrupta, como el aprovisionamiento de alimentos, agua y medicinas. Las fuentes consultadas por el diario apuntan a que después de que Isabel II instase a los políticos a «buscar un terreno común que una al país» la monarca podría ser un objetivo, junto a su familia, de esos posibles manifestantes enfadados por la situación.

El Gobierno, según varios medios ingleses, está valorando este escenario, que provocaría una crisis extrema en las calles de la capital británica como una posibilidad, ya que, según el informe, las tiendas podrían quedarse sin comida debido a esa salida abrupta en los días posteriores a ese 29 de marzo.

Los partidarios de la salida de la Unión Europea ya han manifestado su estupor por estas informaciones, que consideran parte de la «estrategia del miedo» que lleva a cabo el Gobierno para que los diputados apoyen su plan del Brexit. El propio Jacob Rees-Mogg, uno de los euroescépticos «tories» más radicales ha calificado estas informaciones de «ridículas» y «fantasías de guerra».

May, decidida a cumplir con el plazo

Entre tanto, la primera ministra británica, la conservadora Theresa May, recalcó este sábado que está «decidida» a que el Reino Unido abandone la Unión Europea (UE) el 29 de marzo, fecha prevista para la salida del país del bloque europeo, y no pedirá a Bruselas una extensión del plazo, informa Efe.

May aspira a renegociar el acuerdo del Brexit con los líderes comunitarios en los próximos días con la finalidad de modificar el polémico mecanismo de salvaguarda para evitar una frontera física en Irlanda del Norte, aunque la UE ha descartado por el momento modificar el pacto que Reino Unido y los Veintisiete sellaron en noviembre.