El expresidente peruano Alan García - REUTERS Vídeo: ATLAS

Alan García, el expresidente peruano, se dispara en la cabeza cuando iba a ser detenido

Según la ministra de Salud, el expresidente, que está siendo intervenido quirúrgicamente en el hospital Casimiro Ulloa de Lima, «ya ha tenido tres paros respiratorios»

Muere Alán García tras dispararse en la cabeza cuando iba a ser detenido

Pao Ugaz
Corresponsal en LimaActualizado:

Tras dispararse a sí mismo, el expresidente Alan García se encuentra en estado de gravedad, según ha informado este miércoles la ministra de Salud de Perú, Zulema Tomas. El exmandatario -en el poder de 1985 a 1990 y de 2006 a 2011- se disparó en la cabeza cuando iba a ser detenido por su vínculos con el caso de corrupción la constructora brasileña Odebrecht. «La situación del expresidente es muy crítica, es muy grave. Se le ha dado reanimación cardiopulmonar ya tres veces y acaba de ingresar al quirófano», ha explicado la ministra.

García ha sido trasladado de inmediato al hospital Casimiro Ulloa, donde le han introducido en la sala de operaciones tras haber sufrido tres paros cardíacos. El director del centro médico, Enrique Gutiérrez, ha señalado que el exgobernante presenta un disparo de arma de fuego en el cráneo «con orificio de entrada y salida» y que todos los médicos del hospital participan en la operación, informa Efe.

[Fuentes de su partido, APRA, han confirmado finalmente que Alan García ha muerto]

Fotografía de la tomografía que han realizado al expresidente Alan García
Fotografía de la tomografía que han realizado al expresidente Alan García

Acorralado

El caso Odebrecht, que involucra a los últimos presidentes peruanos desde el año 2001, tenía cercado al García desde que el pasado domingo se reveló que el exsecretario de Palacio de gobierno y amigo cercano, Luis Nava Guibert, y su hijo, José Antonio Nava Mendieta, recibieron más de 5 millones de dólares durante el segundo gobierno del partido Aprista.

«¿Dónde están esas cuentas? ¿La cuenta de Alan García? Que barbaridad. Acuso de asesinato moral a las personas que se atreven a decir eso. ¿Cuáles son los elementos que me vinculan a esos hechos? Sería un abuso más», dijo ayer el expresidente García. «Es una cobardía intelectual que estén diciendo eso (Que Luis Nava sea su testaferro). Es demagogia jurídica. Tengo impedimento de salida del país desde hace cuatro meses. No tengo nada más que lo que procede de mi sueldo, de mis conferencias, de mis libros y de mi pensión», explicó, a la vez que añadió que «uno no tiene que adelantarse a las cosas. Estoy a la espera de los descargos (de su exsecretario, Luis Nava Guibert)».

«Cuando se tiene la conciencia limpia y se ha sido dos veces presidente de la nación, elegido. Estas son cosas que vienen. Son gajes del oficio. El impedimento de salida del país ya es una manera de estar atado», concluyó García.

Varios rumores sobre el estado de salud del expresidente salieron a la luz hace años, cuando se comentó que el político padecía depresión y otros problemas psicológicos. Esos comentarios fueron recogidos por un documento que la Embajada de EE.UU. en Lima envió a Washington en 2006, un texto que sin embargo precisaba que no se podía confirmar su veracidad.

El congresista del partido Aprista y cercano colaborador a Alan García, Mauricio Mulder, dijo hoy estar preocupado por el estado de salud de García, y que para sus correligionarios «es la concreción de un mecanismo de persecución enfermiza» y un «exceso fascista de la utilización del poder». La constructora Odebrecht apoyó a los expresidentes Alejandro Toledo (2001-2006), Alan García (1985-1990 y 2011-2016), Ollanta Humala (2011-2016), al último expresidente, Pedro Pablo Kuczynski (2016-2017), y a la excandidata y líder de Fuerza Popular, Keiko Fujimori.