El copresidente de la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), Jörg Meuthen, durante una convención del partido en Riesa
El copresidente de la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), Jörg Meuthen, durante una convención del partido en Riesa - EFE

La derecha radical alemana quiere abolir la Eurocámara

AfD, el partido anti inmigración alemán, amenaza con la salida de Alemania de la UE

Corresponsal en BerlínActualizado:

«Abolir el Parlamento Europeo por su déficit de legitimación democrática» y salida de Alemania de la UE (Dexit) «si sus instituciones no son satisfactoriamente reformadas en un plazo razonable». Estas dos promesas electorales centrarán el programa del partido anti europeo y anti extranjeros Alternativa para Alemania (AfD) en la campaña de las europeas de mayo, tal y como ha decidido el partido en el congreso que cierra hoy en Riesa. «Vemos la competencia legislativa exclusivamente en los Estados nacionales», afirma la resolución. «Si nuestras propuestas básicas de reforma no pueden ser concretadas en el actual sistema de la UE en un tiempo razonable, consideramos que es necesaria como última opción una salida de Alemania o una disolución ordenada de la Unión Europea y la fundación de una nueva comunidad europea de intereses y asuntos económicos», dice textualmente el documento aprobado. Adjunto a este, figura un plan elaborado por la comisión que elabora el programa y que detalla la hoja de ruta para una desconexión de Alemania de la UE en cinco años.

Hay que decir que el documento fue relativamente suavizado a lo largo del congreso, puesto que el borrador inicial hablaba del Dexit como opción prioritaria y terminó definida como plan B, «solo si nuestros enfoques básicos de reforma del sistema europeo no se llevan a cabo de forma oportuna», pero aun así es esgrimido como una amenaza en toda regla. En ese primer papel se proponía el Dexit «si nuestras reivindicaciones no son atendidas en el plazo de una legislatura», hasta 2024, pero en el documento final no consta ese apremiante plazo. «Por mucho que tenga ganas de abolir ese aparato totalitario, corrupto, inflado, no democrático y descontrolado, debemos tener en cuenta que las consecuencias son imprevisibles», rebajaba el listón el copresidente de AfD, Alexander Gauland, «porque un camino en solitario siempre será tomado por nuestros vecinos como sospechoso porque nos tienen miedo». Gauland celebró el Brexit, «que restaura un estado geopolítico más normal en la historia que una Europa unificada».

AfD obtendría en las europeas el 14,5% de los votos, tras democristianos, verdes y socialdemócratas.